Termina la historia de dos escuelas de Salina Cruz, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Termina la historia de dos escuelas de Salina Cruz, Oaxaca

Padres de familia acompañados de sus hijos reconocieron que fue una experiencia muy triste la que vivieron al momento de ver cómo demolían las dos escuelas más emblemáticas del puerto de Salina Cruz


  • Termina la historia de dos  escuelas de Salina Cruz, Oaxaca
  • Termina la historia de dos  escuelas de Salina Cruz, Oaxaca
  • Termina la historia de dos  escuelas de Salina Cruz, Oaxaca
  • Termina la historia de dos  escuelas de Salina Cruz, Oaxaca
  • Termina la historia de dos  escuelas de Salina Cruz, Oaxaca
  • Termina la historia de dos  escuelas de Salina Cruz, Oaxaca
  • Termina la historia de dos  escuelas de Salina Cruz, Oaxaca
  • Termina la historia de dos  escuelas de Salina Cruz, Oaxaca

Dos escuelas emblemáticas de Salina Cruz, serán reducidas a escombro, luego de sufrir daños en su totalidad. Estos planteles Casa del Obrero Mundial y Leona Vicario tenían 70 años en pie y sufrieron graves daños por el terremoto de 8.2 que sacudió el pasado 7 de septiembre.

Ambas escuelas fundadas hace 70 años, causó asombro entre los padres de familia y exacadémicos quienes vieron cómo una maquinaria con un sólo golpe comenzó a tirar los muros, techo y bases.

La demolición que conjuntamente los tres órdenes de gobierno arrancaron para iniciar con el proyecto de reconstrucción, tras el paso del sismo que devastó al Istmo de Tehuantepec.

La Secretaría de Educación Pública y el Instituto Estatal de Educación Pública firmaron un convenio para comenzar con la restructuración de las escuelas públicas de Oaxaca que sufrieron daños.

Reynel Zárate Aguilar, director de la Escuela Primaria Casa del Obrero Mundial, reconoció que después de 60 años de estar en pie y sufrir daños al cien por ciento, a consecuencia del terremoto del pasado 7 de septiembre, ahora dio inicio a la demolición.

Y añade que tras ser evaluado por el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (INIFED) y el Instituto Oaxaqueño Constructor de Infraestructura Física Educativa (IOCIFED), así como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) debido a que presentaba daños en todo el edificio dieron el dictamen en donde indicaban que la escuela ya no podía ser habitada, por el riesgo que representaba.

No obstante, dijo que también hubo problemas, porque el INAH a través de su departamento habían dicho que la escuela Casa del Obrero Mundial estaba dentro del catálogo de monumentos históricos.

Pero después de ser evaluada por el INAH se determinó que no era un monumento histórico, porque se construyó en el año de 1900, cuando los monumentos registrados son de 1800 para abajo.

El director reconoció que la escuela en este mes de octubre estaría cumpliendo 71 años, pero desafortunadamente, quedará solo en la historia de Salina Cruz al ser demolida.

Construcción antigua

Esta construcción de 1909 aproximadamente fue hecha por la compañía inglesa Pearson cuando comenzó la construcción del puerto de Salina Cruz.

Su arquitectura hecha de maderas de guayacán, cedro y caoba materiales resistentes que habían sido curados (resanados para evitar su pudrición), esto permitió resistir a las inclemencias del tiempo.

El diseño colonial, le permitía darle una mayor estructura y permitía tener mayor durabilidad comparado con otras edificaciones.

Generaciones que pasaron por la escuela

El director del plantel, dijo que son incuantificables el número de generaciones de niños que terminaron en la escuela su educación primaria.

“Tenemos archivos de los egresados en donde incluso algunos tienen en promedio de edades de 76 y 80 años y algunos también fueron profesores de la escuela primaria”.

Asimismo, indicó “tengo familiares que tienen 76 años y quienes aún recuerdan sus años maravillosos en la Obrero Mundial”.
“Tenemos fotografías donde aparecen los estudiantes y eso nos llena de orgullo y tristeza a la vez, porque se termina un ciclo”.

Reynel precisó “no vamos a encontrar una construcción otra vez como la que tiene la escuela primaria Obrero Mundial y por supuesto cambiará la infraestructura de construcción”.

Dijo que ahora tendrán aulas más sencillas que construyen las dos instituciones como INIFED y IOCIFED, pero sin duda, cambiará la estructura.

La Casa del Obrero Mundial tenía 14 aulas educativas, dos direcciones, dos bodegas, un teatro en donde albergaba a 300 alumnos por turno, es decir 600 estudiantes en general.

Leona Vicario

Por su parte, el director de la Escuela Primaria Leona Vicario, Fausto Miguel López, dijo que es una fecha histórica porque quedará grabado de manera indeleble en el corazón de los salinacrucenses de los que estudiaron en esa máxima casa de estudios.

Sin duda, expresó “son 60 años de historia y de vida de la escuela que fueron para muchos de alegría que quedarán en el recurso y corazón de cada uno de nosotros”.

Narró que en el año de 1948 cuando se pone la primera piedra y que inaugura en el año de 1958 que albergó a muchos profesionistas.

Y describe “sus paredes quedaron impregnadas de muchos sentimientos e historias de cada uno de los que aquí estudiamos”.
Hoy, expresó “se termina una etapa, pero inicia necesariamente otra cargada de ilusiones y sueños, porque será demolida para que resurja un nuevo edificio en donde estaremos otra vez tejiendo esas historias de vida”.

“No nos queda más que agradecerle a este edificio, todo lo que dio y que a nombre a todos los que aquí estudiamos gracias edificio”, señaló.

Luego de soltar algunas lágrimas entre los asistentes, se dio el banderazo de inicio para la demolición de la escuela primaria.

Por otra parte, los papás se apresuraban a sacar los muebles del plantel para que no quedaran en los escombros al ser demolido.

En tanto que los papás pretendían rescatar también las puertas y ventanas, pero el ingeniero de la obra, les pidió que lo dejaran intacto porque estaban soportando la estructura y podía colapsarse, poniendo en riesgo su integridad física.
Una maquinaria comenzó primero con la demolición de un pequeño domo, comenzándolo a golpear con mayor fuerza, mientras los papás y estudiantes tomaban algunas gráficas.

Así concluye la etapa de estas dos escuelas en donde estudiaron más del 40 por ciento de la población, por ser las primeras instituciones que fungían en esa época.


 

Relacionadas: