Historia de vida: Rufino salva la vida de milagro; Gloria espera a su bebé en medio de la tragedia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Historia de vida: Rufino salva la vida de milagro; Gloria espera a su bebé en medio de la tragedia

Gloria García Ambrosio espera a su tercer hijo en el albergue instalado en el Instituto Tecnológico del Istmo, en Juchitán


Historia de vida: Rufino salva la vida de milagro; Gloria espera a su bebé en medio de la tragedia | El Imparcial de Oaxaca

Mientras el señor Rufino Cruz López de Santiago Niltepec, dijo haber salvado la vida de milagro y como una oportunidad de Dios, Gloria, desde el albergue en el Instituto Tecnológico del Istmo, en Juchitán, tiene los pies hinchados, por complicaciones en su tercer embarazo.

Dos historias unidas por la tragedia que dejó el sismo de 8.2 grados del 7 de septiembre.

Rufino dio sepultura a su hermana Rosa, quien murió en la misma vivienda donde estaba aquella noche malograda.

“Salí corriendo, fui a ayudar a salir a mi mamá y ya no pude auxiliar a mi hermana a quien le cayó la madera que atraviesa la casa”, confió el señor.
En sus pies lleva la huella del golpe que recibió de los adobes que desprendieron del techo de su domicilio.

Tiene heridas y la espalda le duele. “No hemos recibido atención adecuada. Somos mucha gente que está afectada por el sismo, que nos lastimamos”, señaló.

Junto con su mamá y hermana, se fueron a casa de su hermano a vivir un tiempo. Espera que el gobierno les ayude a levantarse de esta tragedia. “A nosotros los pobres siempre nos va mal, ahora, nos quedamos sin nada, todo se llevó el sismo, ¿qué vamos a hacer?, cuestionó.

A kilómetros de distancia, en el albergue de Juchitán, instalado en el Instituto Tecnológico del Istmo, la señora Gloria García Ambrosio, de 27 años de edad, espera a su tercer hijo.

Originaria de Matías Romero, lleva 10 años viviendo en el asentamiento popular “Tierra y Libertad” y gracias que su vivienda es de lámina y horcones (madera), pudo salir sin perder la vida, dijo.

Ahora, enfrenta la falta de trabajo porque al ser empleada de los comedores, al caerse los establecimientos, se quedó sin recibir los 120 pesos que le pagaban al día.

“Leche y pañal es lo que está faltando, venimos al albergue porque nos dan desayuno, algo para nuestros niños”, expresó la señora.

La canalizaron con personal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ya que sus pies están hinchados y temen que desarrolle preeclampsia, una complicación en el embarazo que pone en riesgo la vida de la madre y del niño.

Gloria tiene a su hijas de 8 y 2 años, espera con ilusión a su varoncito. “Me estoy quedando para los signos de alarma porque ya siento dolor”, comentó.

La crisis económica que enfrenta es severa; “tenemos menos de 50 pesos en la bolsa y quienes venden pañales los están excediendo, ya están en 6 o 7 pesos”, mencionó.


 

Relacionadas: