Alcaldes de Huamelula y Astata, reprobados por sus habitantes | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Alcaldes de Huamelula y Astata, reprobados por sus habitantes

Los munícipes han sido cuestionados por malversar los recursos públicos


Alcaldes de Huamelula y Astata, reprobados por sus habitantes | El Imparcial de Oaxaca

Los alcaldes de Santiago Astata y San Pedro Huamelula han sido cuestionados por malversar los recursos y despilfarrarlos en festejos en vez de atender las necesidades de su pueblo.

En el caso del alcalde Dorian Ricárdez, presidente municipal de Santiago Astata, se ha confrontado con su pueblo al grado de generar constantes enfrentamientos en donde ha habido lesionados de gravedad.

Asimismo, en repetidas ocasiones ha sido denunciado por malos manejos de los recursos públicos que son utilizados para comprar bienes y camionetas de lujo.

En tanto que el presidente de San Pedro Huamelula, Virgilio Fuentes recientemente fue encarcelado por su pueblo al ser acusado de manipular el censo de las viviendas y los apoyos que emanan de la Secretaría de Bienestar para otorgárselos a familiares y amigos.

Los pobladores acusaron al alcalde de no rendir cuentas claras en estos casi dos años de administración municipal ya que no se ve reflejado en las obras municipales que beneficien a sus habitantes.

Además de ordenar encarcelar a algunas personas sin motivo alguno que estén en contra de su política con la intención de tenerlos oprimido como un pueblo que vive en la pobreza.

Muchas familias no fueron apoyados este año con los programas sociales e incluso durante la pandemia no recibieron ninguna clase de atención para contrarrestar el Covid-19.

Estos dos presidentes municipales dirigen comunidades de la zona Chontal en donde sus habitantes los han cuestionado por mala administración de los recursos públicos para aplicarlos en obras sociales.