Taxistas de Salina Cruz, entre ejecuciones y accidentes
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Taxistas de Salina Cruz, entre ejecuciones y accidentes

En estos primeros ocho meses del 2020, 23 taxistas han sido asesinados de diversas formas por estar presuntamente vinculados con negocios ilícitos.

Taxistas de Salina Cruz, entre ejecuciones y accidentes | El Imparcial de Oaxaca

Este miércoles 12 de agosto, taxistas de diversos sindicatos celebraron su día en medio de una serie de ejecuciones, asaltos y accidentes que han empañado la imagen de los ruleteros del puerto.

En estos primeros ocho meses del 2020, 23 taxistas han sido asesinados de diversas formas por estar presuntamente vinculados con negocios ilícitos.

Los restos de los últimos ruleteros que fueron ejecutados, fueron localizados en la agencia municipal de Playa Brasil, perteneciente al puerto de Salina Cruz.

Asimismo, otros han sido asesinados en las colonias Deportiva, Jesús Rasgado, Morelos, Primero de Mayo, San Pablo Norte, zonas que se han vuelto inseguras para aquellos que se dedican a este noble oficio.

De enero a agosto de este año, la Fiscalía de Salina Cruz ha contabilizado más de 300 robos a los taxistas quienes han sido despojados de dinero en efectivo, celulares, e incluso 40 unidades han sido hurtadas por los ladrones durante el atraco.

Testimonio de algunos ruleteros sobrevivientes a los asaltos, luego de ser baleados o agredidos, narraron que los asaltantes por lo general son dos varones y una mujer, quienes solicitan el servicio y una vez a bordo comienzan las amenazas con asesinar si no se entrega el dinero y los objetos de valor.

“Nosotros creemos que son personas con buenas intenciones, porque sabemos que llevan a una mujer. Pero la situación es otra, a ella la utilizan como carnada para que no sospechen de las fechorías que van a cometer una vez abordada la unidad”, señalaron. 

Para los taxistas este trabajo les ha permitido llevar el sustento diario en una jornada de ocho horas, o incluso en ocasiones se prolonga el trabajo.

No obstante, admiten que en estos tiempos laborar se ha convertido en un riesgo porque no saben qué persona aborda la unidad y con qué intenciones lo hace.