Gustavo Sánchez, reportero de nota roja en Tehuantepec fue baleado en su domicilio
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Gustavo Sánchez, reportero de nota roja en Tehuantepec fue baleado en su domicilio

Gustavo Sánchez, reportero de nota roja en Tehuantepec fue baleado en su domicilio | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Por: Alonso Morales.

El comunicador Gustavo Sánchez Cabrera, quien cubre la fuente policíaca en diversos medios, fue baleado en su domicilio particular, ubicado en la población de Morro Mazatán perteneciente a Santo Domingo Tehuantepec, Oaxaca.

De acuerdo con fuentes policiacas el ataque ocurrió a las 13:00 horas aproximadamente en su domicilio ubicado en el barrio Cantarranas de esa población, donde se encontraba en compañía de su familia.

Mediante cuatro audios que el mismo comunicador subió a diversos grupos de WhatsApp solicitaba el apoyo de una ambulancia ya que minutos antes lo habían baleado.

“Compañeros me acaban de balacear aquí en mi casa  en el barrio Cantarranas. Me acaban de balear manden una ambulancia me estoy desangrando”.

Y posteriormente, añade el reportero, “Por favor urge una ambulancia me estoy desangrándome estoy en mi casa en Morro Mazatán soy Gustavo Sánchez”.

“Compañeros, compañeros ayúdenme soy Gustavo Sánchez me estoy desangrando ayúdenme” fueron las palabras del reportero quien se encontraba malherido y era necesario la asistencia médica.

Los audios que fueron compartidos por diversos medios, no se supo nada del reportero y poco después de las 14:30 horas se dio a conocer por elementos de seguridad que se encontraba en la clínica de Morro Mazatán recibiendo atención.

Asimismo, se encontraban agentes estatales de investigación,  paramédicos de la Cruz Roja llegaron al lugar para después ser trasladado a un hospital de Salina Cruz para su intervención quirúrgica.

El reportero en meses anteriores ya había recibido amenazas de muerte debido a las múltiples notas periodísticas que había manejado con relación al tráfico de hidrocarburo en esa zona y otros ilícitos.