Así luchan las feministas rusas contra la guerra
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Internacional

Así luchan las feministas rusas contra la guerra

Con carteles, performance y grafitis, las activistas de este país comparten su propaganda de rechazo total a las acciones bélicas de Vladimir Putin


Así luchan las feministas rusas contra la guerra | El Imparcial de Oaxaca
Women demonstrate against the pension reform in Nantes on March 7, 2020, a day before the international women's day. (Photo by Loic VENANCE / AFP)

Después de que Rusia atacara a Ucrania el 24 de febrero de 2022, el presidente Vladimir Putin impuso leyes drásticas que imponen penas de prisión de hasta 15 años para quienes denuncien la guerra y los crímenes de Rusia.

Después de que comenzara la guerra, mi trabajo como historiadora del arte soviético y de la escena artística rusa contemporánea, con énfasis en el arte y el activismo, se volvió aún más vital. Varias artistas se han volcado a la escena del arte clandestino y lo que se conoce como partidismo, es decir, la infiltración del arte para protestar contra la invasión rusa de Ucrania.

Las protestas y las acciones de los medios, como los flash mobs, se han vuelto imposibles en Rusia debido a la censura generalizada y la vigilancia policial. En respuesta, numerosas mujeres y personas no conformes con el género han creado una vasta red descentralizada que coordina acciones directas espontáneas, como protestas en barrios residenciales y sabotaje, cuyo objetivo es atraer a la población rusa de 144 millones de personas.

Feminist Against War es una comunidad autoorganizada, descentralizada y de habla rusa que gestiona acciones de resistencia contra la guerra y se comunica con sus miembros y simpatizantes a través de Telegram.

Este y otros grupos de solidaridad auto organizados, dirigidos y coordinados por mujeres en la misma plataforma, son una infraestructura importante para los rusos que se oponen a la guerra en Ucrania.

Durante las últimas semanas, he entrevistado a artistas y activistas en Rusia. Para mi sorpresa, la gran mayoría de ellas eran mujeres, queer o trans, muchas de las cuales rara vez eran visibles como activistas políticas en Rusia debido a las leyes homofóbicas en su contra.

En los primeros días de la guerra, las protestas y los individuos rusos recurrieron a las redes sociales con la esperanza de que estas plataformas movilizaran a un gran número de personas para unirse a las protestas.

Las manifestantes han creado eslóganes y carteles que aprovechan el poder del lenguaje. Han dado a conocer el uso brutal de la fuerza policial al filmar arrestos violentos después de que un manifestante se parara frente a varios hombres fuertemente armados. Han creado un ingenioso juego que reinterpreta signos reconocibles para llevar a los rusos a cuestionar la guerra y las acciones del gobierno de Putin.

A mediados de marzo, por ejemplo, Anastasia Parshkova se paró frente a la Catedral de Cristo Salvador en Moscú, sosteniendo un cartel con uno de los Diez Mandamientos: “No matarás”.

El cartel jugaba con las ideas de conformarse con la religión ortodoxa rusa y la ideología militar, y la imagen se compartió ampliamente debido al juego de palabras. Parshkova fue arrestada por su protesta. Un simple eslogan como “No a la guerra” no habría llamado tanto la atención de los medios, aunque el resultado probablemente hubiera sido el mismo: otro manifestante detenido.

Hasta el 6 de abril, más de 15 mil 400 personas han sido arrestadas, multadas o detenidas por participar en manifestaciones en ciudades de toda Rusia.

A diferencia de las protestas públicas, los actos cotidianos de resistencia no están destinados a atraer la atención de los medios. En cambio, estas acciones repetitivas, dirigidas principalmente por mujeres, personas o estudiantes que no se conforman con el género, en espacios públicos, están diseñadas para atraer directamente al público.

Una activista, trabajadora cultural de la comunidad LGBTQ+ en Moscú, que deseaba permanecer en el anonimato, compartió su historia en una entrevista conmigo.

Durante los primeros días de la guerra, buscaba formar un grupo para distribuir calcomanías contra la guerra en su vecindario, y así fue como se convirtió en parte de la Resistencia Feminista Contra la Guerra.

La iniciativa está coordinada por activistas. Algunos son figuras públicas como la poeta rusa Daria Serenko. Otros no viven en Rusia o han huido recientemente, según la información que recibí de uno de los coordinadores, que ahora reside en Europa. El grupo supera ahora los 26 mil usuarios.

Unidos por este apoyo colectivo, la gente común de todo el país ahora comparte recursos y ofrece ayuda para diseñar, imprimir y distribuir información contra la guerra.

Los mensajes en calcomanías como “No a la guerra” son populares, pero otros usan tácticas de infiltración artística, colgando carteles que imitan el estilo visual de los carteles municipales oficiales.

La performance es otra forma de protesta. Los activistas han organizado protestas de “mujeres de negro”, apareciendo en espacios públicos vestidas como viudas. Algunos fueron arrestados, informaron activistas anónimos.

Las redes sociales ahora están siendo utilizadas por mujeres anónimas e individuos de género no conforme en Rusia para coordinar la resistencia que está profundamente arraigada y presenciada por todo tipo de personas en ciudades de Rusia en la vida cotidiana.


 

Relacionadas: