El algodón de China: la delgada línea entre la industria global de la moda y el trabajo masivo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Internacional

El algodón de China: la delgada línea entre la industria global de la moda y el trabajo masivo

China es un país rico en producción de algodón pero la recolección de este material tiene un oscuro trasfondo. 


El algodón de China: la delgada línea entre la industria global de la moda y el trabajo masivo | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Una nueva investigación mostrada a la BBC muestra que el país está obligando a cientos de miles de uigures y miembros de otras minorías a realizar duros trabajos en los vastos campos de algodón de la región occidental de Xinjiang.

El gobierno chino niega los actos y dice que los campos son “escuelas de formación profesional” y que las fábricas son parte de un esquema masivo y voluntario de “alivio de la pobreza”.

“Por primera vez, no solo tenemos evidencia de trabajos forzosos de los uigures en la manufactura, en la confección de prendas de vestir, sino que también en la recolección de algodón, y creo que eso lo cambia todo”, señaló.

“Cualquiera que se encuentre en investigaciones y se preocupe por la ética de las fuentes de abastecimiento tiene que mirar a Xinjiang, que genera el 85% del algodón de China y el 20% del algodón del mundo, ‘ya no podemos hacer esto'”.

Los documentos, que contienen políticas gubernamentales e informes de noticias estatales, muestran que en 2018 las prefecturas de Aksu y Hotan enviaron 210.000 trabajadores “por transferencia laboral” a recolectar algodón para una organización paramilitar china, el Cuerpo de Construcción y Producción de Xinjiang.

El año pasado, Aksu identificó una necesidad de 142.700 trabajadores para sus propios campos, lo que se cubrió en gran medida mediante el principio de “transferir a todos los que deberían ser transferidos”.

En la investigación se preguntó a 30 marcas internacionales importantes si tenían la intención de seguir adquiriendo productos de China como resultado de nuestros hallazgos.

De los que respondieron, solo cuatro (Marks y Spencer, Next, Burberry y Tesco) dijeron que tenían una política estricta que exige que los artículos procedentes de cualquier parte de China no utilicen algodón en bruto de Xinjiang.

Es solo uno de los muchos panoramas que ahora salpican el paisaje de la moda y un escalofriante recordatorio de los límites que existen entre el encarcelamiento masivo, la esclavitud y el trabajo masivo en Xinjiang.


 

Relacionadas: