América Latina continúa como la región más desigual del mundo: Cepal | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Internacional

América Latina continúa como la región más desigual del mundo: Cepal

En América Latina viven aproximadamente 46 millones de indígenas y 130 millones de afrodescendientes, quienes sufren profundas desigualdades en todas las áreas del desarrollo social.


América Latina continúa como la región más desigual del mundo: Cepal | El Imparcial de Oaxaca

A pesar de importantes avances realizados por los países durante la primera década y media del siglo XXI, América Latina sigue siendo la región más desigual del mundo, señaló la directora de la División de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Laís Abramo.

En una entrevista del programa Horizontes Cepal, la directiva explicó que la noción de igualdad se refiere no sólo a la igualdad de medios, ingresos o propiedad, también alude a la igualdad en el ejercicio de derechos, en el desarrollo de capacidades y autonomías y a la de género, étnica, racial y territorial, entre otras.

Detalló que en América Latina viven aproximadamente 46 millones de personas de pueblos indígenas y 130 millones de afrodescendientes; según estas estimaciones, uno de cada cuatro latinoamericanos es indígena o afrodescendiente, aunque su distribución es muy diversa y heterogénea en la región.

Esto significa que no se puede hablar de igualdad, de superación de la pobreza, de la agenda de derechos, sin considerar de manera muy clara la situación de estas poblaciones, y los datos incluidos en el estudio Panorama Social 2016 revelan que los indígenas y afrodescendientes sufren profundas desigualdades en todas las áreas del desarrollo social en comparación con los no indígenas y no afrodescendientes, sostuvo Laís Abramo.

“Si todos los países de la región están comprometidos con el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, es fundamental avanzar no solo en la superación de la pobreza sino también de la extrema concentración de la riqueza”, ya que los datos indican que “la concentración de los activos; es decir, de la propiedad, tanto financiera como no financiera, es mucho más severa y mucho más permanente que la concentración de los ingresos corrientes de las personas”, puntualizó.


 

Relacionadas: