La novela durante la revolución mexicana | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

El Imparcialito

La novela durante la revolución mexicana

La novela y la prosa se desarrollaron perfectamente en la época, en la mayoría de textos su contenido es una forma de contar el día a día y las realidades sociales que se vivían


La novela durante la revolución mexicana | El Imparcial de Oaxaca

Amiguitos ¿Qué tal? ¿Cómo han estado?, deseo que se encuentren disfrutando de este domingo. Esta semana conoceremos más acerca de las novelas durante la revolución mexicana. Como muchos ya saben, este fue un movimiento armado, donde se confrontaron ideologías para definir el rumbo de nuestro país.

Comienza el 20 de noviembre de 1910 por el llamado que realizo Francisco Ignacio Madero al publicar el plan de San Luis con el que logran la renuncia del general Porfirio Díaz, dando con eso fin a un periodo de más de 30 años en los que el gobernó la nación.

Aunque la renuncia de Díaz se suscitó el 25 de mayo de 1911, el movimiento revolucionario se extendió hasta 1917, aunque muchos de los revolucionarios y caudillos siguieron participando en la vida nacional hasta 1940.

Durante este periodo se siguió produciendo la literatura en el país, por lo general se escribían corridos, versos y canciones que aludían a algún jefe revolucionario, estos se transmitían de manera oral y la mayoría son de dominio público, de las cuales destacan canciones como “la cucaracha” y  “la Adelita”.

La novela y la prosa se desarrollaron perfectamente en la época, en la mayoría de textos su contenido es una forma de contar el día a día y las realidades sociales que se vivían. La Parcela de José López Portillo y Rojas, Tomóchic de Heriberto Frías y la Bola de Emilio Rabasa  fueron de las primeras obras con esta temática, aparecieron en el país  a finales del siglo XIX,  a estas se les considera, las precursoras de este movimiento literario.

En 1915 el médico y escritor jalisciense Mariano Azuela publica Los de Abajo novela que sería su obra más destacada y que narra las vicisitudes de unos campesinos que combatían con el caudillo Demetrio Macías, esta

obra fue clave en el desarrollo del género novelar revolucionario, pues provoco el interés de los novelistas de la época en narrar las crónicas, las memorias y las historias que se generaban en torno al movimiento revolucionario que se desarrolló de 1928 a 1940, fechas en las que se publicaron la mayoría de las novelas inspiradas en la lucha armada.

La trascendencia de este movimiento literario es que con el nace una nueva forma de contar las cosas, surge la narrativa del pueblo y con ello fuertes bases para el desarrollo de la literatura mexicana. Una vez terminado el proceso armado, los novelistas y escritores de la época deciden mirar hacia otros horizontes dejando en el pasado esta temática que se venía desarrollando.

Finalmente hay que decir que fueron muchas las novelas que se publicaron y aunque actualmente muchos contemporáneos han retomado las historias de la época, el movimiento literario se concluyó y surgieron grandes obras como: Los de Abajo de Mariano Azuela, La Sombra del Caudillo de Martin Luis Guzmán y Al filo del agua de Agustín Yáñez.


 

Relacionadas: