Hermanos que iluminaron el cine | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

El Imparcialito

Hermanos que iluminaron el cine

A todos nos gustan las películas, en lo personal yo me considero una gran fanática del cine. Por naturaleza también he sido muy curiosa y me he dedicado a investigar…


Hermanos que iluminaron el cine | El Imparcial de Oaxaca

A todos nos gustan las películas, en lo personal yo me considero una gran fanática del cine. Por naturaleza también he sido muy curiosa y me he dedicado a investigar qué hay detrás de todas aquellas imágenes que vemos en las pantallas. ¿Te gustaría conocerlo también? Aquí te lo voy a explicar.

Es bien sabido que la primera máquina que permitió ver imágenes en movimiento fue el kinetoscopio inventado por Thomas Alva Edison. Si, el mismo que también inventó la bombilla.

Años después, dos hermanos llamados Auguste y Louis de apellido Lumière, con un gran sentido de la curiosidad se interesaron por las “fotografías animadas” gracias al invento de Edison, el kinetoscopio, cuando su padre les trajo de París este artefacto. Al observarlo notaron que el incómodo aparato tenía algunas desventajas, ya que era necesario aplicar el ojo a un visor para poder contemplar una película. Ambos hermanos pensaron de inmediato en los enormes beneficios que supondría un artefacto capaz de proyectar aquellas imágenes sobre una pantalla. Así lograrían que más de una persona pudiera ver el contenido de las películas.

Luego de muchas pruebas y errores, uno de los hermanos, quien se encontraba postrado en cama y un poco enfermo, había pasado una noche de insomnio pensando en una posible solución. Más tarde esa misma noche, pensó en utilizar un mecanismo parecido al de una máquina de coser, que permitiría pasar las imágenes a cierta velocidad para provocar la ilusión de movimiento. Fue así como una noche los hermanos Lumière habían inventado el cinematógrafo.

El invento fue patentado en 1895 y Louis empezó a rodar con él las primeras películas, de una longitud de 17 metros cada una (casi un minuto de proyección) que era la máxima capacidad que permitía la máquina.

La primera película filmada con esta máquina fue llamada “La salida de los obreros de la fábrica Lumière” donde se podían observar los trabajadores saliendo de la fabrica luego de su jornada.

Luego de tal éxito, los hermanos alquilaron un espacio en París para proyectar por primera vez sus películas un 28 de diciembre de 1895. Allí se proyectarían La llegada de un tren a la estación y El regador regado, los dos mejores filmes de Louis, y otras diez películas más. El éxito fue clamoroso. La noticia recorrió rápidamente la ciudad y, tres semanas después, la asistencia diaria llegaba a las tres mil personas. Y fue así, amiguitos como surgieron las primeras salas de cine del mundo. Hoy en día con la tecnología que existe podemos ver proyecciones en 3D y con sonidos estridentes (antes las películas eran mudas) pero no debemos olvidar que fue gracias a los Lumière que pudimos llegar hasta este punto.


 

Relacionadas: