Fusiona.mx, creador de la marca “Oaxaca”, se apresta a celebrar su noveno congreso | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

General

Fusiona.mx, creador de la marca “Oaxaca”, se apresta a celebrar su noveno congreso

Rafael Cid Sánchez, dueño de Fusión Creativa, ve en el emprendedurismo un detonante para reactivar el sector turístico del estado


Fusiona.mx, creador de la marca “Oaxaca”, se apresta a celebrar su noveno congreso | El Imparcial de Oaxaca

Desde joven creyó en el concepto que quizá en ese tiempo aún no se acuñaba: branding (arte para enamorar a los consumidores de las marcas comerciales), y con esa construcción ideológica-visual que ha aprendido en 13 años, creó la marca turística “Oaxaca”, sí, la de este gobierno que encabeza Alejandro Murat, y que aún no ha sido posible presentar formalmente, pero que ya llevaron por lo pronto a ferias del ramo en España y Acapulco.

Se le enchina la piel -dice-, cuando la ve en mamparas, carteles espectaculares, donde quiera que sea, porque se considera un romántico de la publicidad y no un mercenario.
Hacer la marca “Oaxaca” fue un trabajo de cuatro meses y de ocho personas, donde se requirió de un marco teórico, “que fundamente el porqué de la misma”.

“Un marco referencial que consistió en poder cobijar las ocho regiones, donde la palabra Oaxaca por sí sola represente cada una de sus ocho regiones, desde el tema prehispánico, el tema colonial, y por último, como destino turístico”.

Inclusive, agrega, “la paleta cromática de la marca apela a colores representativos de ciertas regiones de nuestro estado”; es decir, el basamento de “Oaxaca” como la marca turística que actualmente vemos es producto de todo un trabajo de investigación, que obligó también a entregar un documento conocido como “manual de identidad corporativa”.

“Ver la marca turística de tu estado, me llena de emoción y es algo que le presumiría a mis hijos y a mis nietos”, confiesa.

El nombre, la marca, la empresa (pequeña)

Él es Rafael Cid Sánchez, quien a sus 40 años tiene 13 como propietario de la agencia de publicidad Fusión Creativa y ocho con el dominio fusiona.mx; joven, emprendedor, quien no se considera todavía empresario, pues no cuenta siquiera con 10 empleados, dice ser parte de las Pymes, aunque su empresa ya sea vieja para eso, pues este concepto económico se usa para los tres primeros años desde su creación, detalló él mismo.

Como muchos oaxaqueños, Rafael cree que se puede tener éxito en lo que hagas sin salir del estado, a pesar de ir contracorriente con lo que piensa otro sector de la población, que abandona la entidad por los conflictos políticos y sociales que aquí se desarrollan. Es más, él contribuye impulsando la cultura de comprar lo nuestro, pues está convencido que hay muchos productos locales que tienen una gran calidad competitiva.

“De esa manera –agrega—, podremos mover la economía de una manera interna; respeto a las trasnacionales, pero creo que hay grandes productos locales que desgraciadamente no son conocidos como se quisiera”.

Por eso vino a EL IMPARCIAL, a anunciar su Noveno Congreso Internacional de Mercadotecnia, Publicidad y Diseño Gráfico “Fusiona”. “Para acercarle al emprendedor, a las Pymes, las herramientas de comunicación que les sirvan para poder posicionar su marca, y por ende, generar un mayor número de transacciones, mayores ventas, utilizando las herramientas correctas de acuerdo con su producto y servicio, y de acuerdo con su consumidor potencial”.

Aterrizando el tema mercadológico del estado, Rafael Cid considera sobreexpuestos los temas: mezcal, café, y artesanías, y ve un área de oportunidad en el ámbito turístico.

Pero hay algo que le inquieta más, y que más le duele: “que sea el productor directo el que menos gane dentro de toda la cadena productiva. Es muy sabido que cualquier persona puede llegar con un productor, comprarle su producto, lo etiqueta, lo envasa, lo exporta y lo vende cuatro o cinco veces más caro de cómo lo compró”.

Ese es el reto, y para eso trabaja también Rafael, “para acercarle esas herramientas al productor de origen, con la finalidad de que él no sea el sacrificado en esta cadena económica, que él se lleve una ganancia justa, a diferencia de lo que se está llevando el intermediario”.

Para eso es este Congreso, expone, “para que los pequeños productores adquieran el conocimiento a través de expertos nacionales e internacionales, y puedan mejorar sus productos y saberlos dar a conocer, para cobrarlos mejor”. Calcula solo en la ciudad capital de Oaxaca, entre mil 500 y mil 800 emprendedores.
Y va más allá: “En Fusión Creativa estamos convencidos de que Oaxaca no es solo su tema social, no es solo su tema político, es un estado que tiene demasiados productos artesanales, hay un sinfín de Pymes y Oaxaca no se queda atrás”.
El objetivo de traer este Congreso a Oaxaca, subraya, “va mucho encaminado a eso, a que el empresario sepa escoger el medio correcto para que le llegue la gente que quiera que le compre”.

La creatividad, el reto

En el nicho donde él trabaja y donde se aprecia muy cómodo por sus expresiones que todavía lo emocionan, a Rafael lo que lo mueve es la pregunta mágica: “¿Cómo le haces para ponerte creativo con poco presupuesto, yo creo que ese es el tema, no empresarios que ya tengan solidez”.
Con este Congreso, concluye, se busca también que profesionistas, estudiantes, maestros, se acerquen a ver lo que están haciendo a nivel nacional e internacional verdaderos expertos en la materia, como los españoles Aitor González y Zigor Samaniego, y los mexicanos Amhed Bautista y David Herrera, entre otros conferencistas de talla mundial en esta materia.
El Congreso se llevará a cabo los días 29 y 30 de septiembre en el Hotel Dreams de la capital oaxaqueña.