¿Qué hacer si tu hijo no quiere comer? Tips para que los niños coman saludablemente | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nutrición

¿Qué hacer si tu hijo no quiere comer? Tips para que los niños coman saludablemente

Si tu hijo no quiere comer o solo quiere ciertos alimentos que no son muy buenos para su salud, estos consejos te ayudarán.


¿Qué hacer si tu hijo no quiere comer? Tips para que los niños coman saludablemente | El Imparcial de Oaxaca

Todas hemos dicho en algún momento “mi hijo no quiere comer”. La buena alimentación en los niños es esencial para su desarrollo, pero en ocasiones pasan por rachas complicadas en las que rechazan muchos alimentos. La hora de la comida se convierte en todo un suplicio y los gritos y berrinches están a la orden del día. Como mamá, esta situación puede resultar preocupante y frustrante, pero tienes que saber que una buena parte de los niños pasa por esto. La revista de análisis de ​​vida cotidiana Eroski Consumer realizó un estudio sobre los hábitos alimenticios de los niños y descubrió que el 25% de los padres ha tenido que llevar a sus hijos al pediatra por inapetencia o rechazo a la comida.

Así que, como verás, la lucha constante por conseguir una buena alimentación en los niños, sobre todo los menores de 7 años, es muy usual. Por suerte, existen algunas técnicas y consejos que pueden ayudarte a pasar por esta etapa sin caer en la desesperación.

¿Qué causa la falta de apetito en los niños?

mamá dándole de comer a su hijo en la boca

Lo primero que tenemos que saber para lidiar con este problema es la causa de la inapetencia. No todos los niños rechazan la comida por las mismas razones, ni de manera similar. A algunos no les gusta sentarse en la mesa a realizar el ritual de alimentación, mientras que otros no desean dar ni un solo bocado. En medio están aquellos que solo desean comer golosinas.

De acuerdo al artículo Alimentación del preescolar, escolar y adolescente. Situaciones especiales: Dietas vegetarianas y deporte, cuando nuestros hijos dejan de ser bebés para convertirse en niños pequeños, su ritmo de crecimiento disminuye, por lo que será muy normal que comience a reducir su apetito. Sumado a esto, comienzan a mostrar más interés por el mundo que les rodea y las actividades que les agradan, que por mantenerse en un solo lugar alimentándose. Que los niños no estén interesados en acercarse a la mesa a comer o incluso que hagan berrinches cuando se les pide hacerlo, es muy común.

Asimismo, están los que muestran una inapetencia más pronunciada, estos niños no desean alimentarse bajo ninguna circunstancia y no dan signos de tener hambre. Según refiere la psicóloga María Ignacia Burr, de la Clínica Las Conde, las razones de esto pueden ser físicas y hasta psicológicas. Las preocupaciones, los conflictos familiares, la ausencia de los padres durante el día y hasta los cambios como la llegada de un nuevo hermanito, pueden ser factores que afecten a los niños hasta el punto de quitarles el apetito.

Y por último, pero no menos importante porque suele ser el más común, están los niños que solo quieren comer determinadas cosas, la mayoría de las veces dulces, este es un problema generalizado que afecta a gran parte de los infantes. Por ejemplo, en México la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018 reportó que 64.6% de los niños de entre 5 a 11 años consumen regularmente botanas, dulces y postres.

niño comiendo verduras saludables

Una vez identificada la razón por la que tu hijo no quiere comer, puedes comenzar a realizar ciertas acciones que asegurarán que tu pequeño comience a alimentarse mejor.

 

1. Eliminar distractores

Aunque es tentador darle un smartphone o tableta a tu hijo para distraerlo durante la hora de la comida, esto solo irá empeorando el problema. Debes enseñarle a tu hijo que concentrarse en la acción de comer y que los alimentos que está consumiendo son tan interesantes como otras actividades. Esto puede tardar un poco, pero la constancia dará sus frutos.

2. Establecer un horario fijo  

Debes saber que un niño pequeño debe comer aproximadamente cuatro o cinco veces al día y que para lograr que desarrolle un buen hábito de comidas debes establecer horarios fijos de alimentación que le ayuden a acostumbrarse. Con esto lograrás que pique alimentos extra durante el día y evitarás problemas como el sobrepeso o la gastritis.

3. Reduce el azúcar

El azúcar es un arma poderosa. Investigadores de la Universidad de California en los Ángeles (UCLA) han demostrado que esta sustancia es muy adictiva, por lo que puede ser difícil de controlar en los niños pequeños. Por esta razón, lo mejor es ir reduciendo la oferta de golosinas durante el día hasta el punto de minimizarlo a una o dos veces por semana. Si buscas ideas, te recomendamos estas recetas de postres fáciles y nutritivos para niños.

4. Diversifica los alimentos  

¿Qué es bueno para abrir el apetito en niños? Una buena forma de evitar que los niños se vuelvan melindrosos es invitarlos a probar diferentes alimentos. Amplía el menú que les ofreces e introduce periódicamente nuevos alimentos con el fin de que aprendan a aceptar nuevos sabores y texturas el resto de su vida. Si tu hijo ya se niega a probar cosas nuevas, intenta apegarte al método de la imitación. Entre más personas vea disfrutando este nuevo alimento, será más probable que quiera probarlo. Te damos algunas ideas de recetas fáciles, rápidas y ricas para los niños.

5. Cuida las proporciones  

Sírvele solo lo que va a comer y evita ofrecerle de más. Darle demasiada comida a tu hijo, aun cuando sepas que no se lo terminará todo, solo lo estresará, lo molestará y lo hará sentir como que es incapaz de terminarlo. Y al final esto lo verá como una tarea larga y tortuosa que nunca termina.

 

La paciencia será tu mejor aliado en este camino para que tu pequeño vuelva a comer bien. Recuerda que la actitud que tú muestres ante esta situación también influye mucho en la reacción de tu hijo, por lo que deberás mantenerte tranquila y accesible para evitar hacer de la hora de la comida un momento estresante.

 


 

Relacionadas: