Conoce y prepara los tradicionales muéganos | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nutrición

Conoce y prepara los tradicionales muéganos

Los muéganos son un postre que se volvió institución en parques y mercados tradicionales de la capital del país, ya que sabe a familia y a día de campo


Conoce y prepara los tradicionales muéganos | El Imparcial de Oaxaca

Bañados con una sabrosa salsa de caramelo, los muéganos son unos de los dulces típicos mexicanos más deliciosos; una verdadera reliquia tlaxcalteca. ¡Pero ten cuidado! Porque con esta receta estamos seguros que vas a romper la dieta vale la pena.
¿De dónde es?
Existen muchas versiones sobre el origen del muégano; una de las más aceptadas se atribuye a Aurelio Martínez Calva en 1938, quien inventó este manjar para comercializarlo. Otra creencia afirma que Juan García, vendedor de nieves, regalaba este dulce a quienes le compraban un helado.
Lo que es cierto es que los muéganos son elaborados artesanalmente en el municipio de Huamantla, Tlaxcala. Incluso, el congreso local ha declarado al muégano como Patrimonio Cultural y Gastronómico de esta región. Familias enteras se dedican a la producción y venta de esta irresistible tentación.
“Juntos como muégano”
Aunque existen diferentes variedades de este postre, la versión original consiste en cuadros inflados hechos de harina de trigo, cubiertos de caramelo, y pegados entre sí formando una esfera. San Luis Potosí es uno de los estados que mantiene la preparación tradicional.
Para la receta necesitarás un kilo y medio de harina de trigo, una taza de agua, 100 gramos de manteca de cerdo, anís molido, sal, piloncillo y canela. Deberás hacer una masa utilizando la harina, una taza de agua, sal, manteca y anís.
Cuando tenga una consistencia firme, sin grumos y que no se te pegue en las manos, haz varios cuadritos pequeños con tu masa y lleva al horno durante treinta minutos como máximo. La temperatura deberá ser de 150 grados centígrados aproximadamente.
Mientras tanto, prepara el caramelo. Hierve media taza de agua con piloncillo y canela hasta que te quede una consistencia densa, parecida a la de un jarabe. Apaga el fuego y deja enfriar. Cuando los muéganos estén listos y fríos, báñalos con la mezcla formando una esfera. Espera a que endurezca.