El ronroneo de los gatos, un sonido para curar el estrés | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Mundo Animal

El ronroneo de los gatos, un sonido para curar el estrés

En ocasiones solo basta con que se acueste en nuestras piernas o al lado para relajarte después de un mal día


El ronroneo de los gatos, un sonido para curar el estrés | El Imparcial de Oaxaca
El gato incluso cuenta con su propio sonido específico calmante, el ronroneo.

Nuestras mascotas tienen la capacidad de ayudarnos a entrar en un estado de relajación después de un día difícil, en ocasiones solo basta con que se acueste en nuestras piernas o al lado para dejar atrás el estrés del día a día.
El gato incluso cuenta con su propio sonido específico calmante, el ronroneo, el cual emiten cuando están tranquilos, o se sienten en un ambiente de cariño y seguridad y que incluso es generador de endorfinas en el organismo del animal.
De hecho, durante el parto y después de dar a luz, las hembras se comunican mediante este sonido con sus crías, para llamarlas a comer o mantenerlas seguras en un mundo que aún no conocen bien.
Cuando los cachorros cumplen una semana de vida, desarrollan la capacidad de ronronear para comunicarse con su madre y lo pueden hacer por placer pero también por dolor o hambre.
Diversos estudios han demostrado que estas endorfinas también tienen un efecto benéfico en nosotros, pues reduce nuestros niveles de estrés, haciendo desaparecer las emociones negativas acumuladas.
Este mismo efecto del ronroneo provoca que desaparezca la tensión muscular generada por este estado de ánimo, y que se presenta principalmente en el cuello y los hombros.
Los especialistas han demostrado que incluso puede ayudar a la recuperación ósea, como la curación de fracturas, además de la movilización de articulaciones y la cicatrización de heridas; esto se debe a las frecuencias del sonido característico de los felinos, que oscila entre los 20 Hz y los 140 Hz.