Proporciona una buena alimentación de tu perro | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Mundo Animal

Proporciona una buena alimentación de tu perro

Parte del entrenamiento de tu mascota debe servir para establecer horarios y el sitio regular de comida


Proporciona una buena  alimentación de tu perro | El Imparcial de Oaxaca
El perro es una mascota golosa por naturaleza, esto quiere decir que todo el tiempo tiene ganas de comer casi cualquier cosa, es por esto que parte de su entrenamiento debe servir para establecer horarios y el sitio regular de comida. Es importante comenzar este proceso una vez que dejó de depender solamente de la leche materna, pues es en este momento que debemos comenzar a darle el alimento recomendado por el veterinario de confianza. Lo primero es definir los horarios para tener un mejor control sobre las raciones y evitaremos que coma en exceso; otra ventaja de este orden es que es posible monitorear de mejor manera cualquier anomalía en su día a día. Por lo general se recomienda que la primera ración sea una hora después de que el animal haya despertado, lo que le dará energía por la mañana; el segundo debe ser por la tarde, después de alguna actividad física como paseo; y la tercera, una hora antes de dormir para evitar problemas digestivos. Es importante mencionar que si el ejercicio previo al alimento vespertino fue muy intenso, lo mejor es esperar una hora antes de servirla. Dependiendo de la raza del animal y el tamaño, estas raciones no deben exceder las cuatro por día cuando son cachorros, una vez que hayan alcanzado la adultez, los perros solo deben tener dos horarios de comida, ya que su metabolismo se vuelve más lento. Si tienes más dudas sobre la correcta alimentación de tu mascota, te recomendamos consultarlo con el veterinario, pues él podrá darte una guía adecuada para evitar excesos o deficiencias nutricionales. Otro punto que debemos considerar es el balance de nutrientes que debe tener la comida que le damos al can, pues estos tienen que cubrir todas las necesidades de su cuerpo. En el mercado hay múltiples opciones dependiendo del tamaño, raza y edad del animal, por lo que si tienes duda sobre cuál es el mejor, te recomendamos consultarlo directamente con el médico veterinario de confianza. Un aspecto igual de importante que el alimento sólido, es la hidratación, por lo que su plato siempre debe estar lleno y disponible a lo largo del día, sobre todo durante las temporadas cuando hace más calor. Es posible que pese al pasar de las horas, el plato con el líquido no se vacíe, lo que indicaría que tu perro no es el mayor fan de beber agua, sin embargo, esto se puede arreglar a través de la comida húmeda, que si bien no es un sustituto al 100%, sí ayudará a mantener un mayor equilibrio en su organismo. Otro elemento con el que puedes complementar la dieta del can es con premios, los cuales puedes repartir a lo largo del día, solo recuerda que estos en conjunto, no deben exceder el 10% del total de calorías ingeridas a diario.

El perro es una mascota golosa por naturaleza, esto quiere decir que todo el tiempo tiene ganas de comer casi cualquier cosa, es por esto que parte de su entrenamiento debe servir para establecer horarios y el sitio regular de comida.
Es importante comenzar este proceso una vez que dejó de depender solamente de la leche materna, pues es en este momento que debemos comenzar a darle el alimento recomendado por el veterinario de confianza.
Lo primero es definir los horarios para tener un mejor control sobre las raciones y evitaremos que coma en exceso; otra ventaja de este orden es que es posible monitorear de mejor manera cualquier anomalía en su día a día.
Por lo general se recomienda que la primera ración sea una hora después de que el animal haya despertado, lo que le dará energía por la mañana; el segundo debe ser por la tarde, después de alguna actividad física como paseo; y la tercera, una hora antes de dormir para evitar problemas digestivos.
Es importante mencionar que si el ejercicio previo al alimento vespertino fue muy intenso, lo mejor es esperar una hora antes de servirla.
Dependiendo de la raza del animal y el tamaño, estas raciones no deben exceder las cuatro por día cuando son cachorros, una vez que hayan alcanzado la adultez, los perros solo deben tener dos horarios de comida, ya que su metabolismo se vuelve más lento.
Si tienes más dudas sobre la correcta alimentación de tu mascota, te recomendamos consultarlo con el veterinario, pues él podrá darte una guía adecuada para evitar excesos o deficiencias nutricionales.
Otro punto que debemos considerar es el balance de nutrientes que debe tener la comida que le damos al can, pues estos tienen que cubrir todas las necesidades de su cuerpo.
En el mercado hay múltiples opciones dependiendo del tamaño, raza y edad del animal, por lo que si tienes duda sobre cuál es el mejor, te recomendamos consultarlo directamente con el médico veterinario de confianza.
Un aspecto igual de importante que el alimento sólido, es la hidratación, por lo que su plato siempre debe estar lleno y disponible a lo largo del día, sobre todo durante las temporadas cuando hace más calor.
Es posible que pese al pasar de las horas, el plato con el líquido no se vacíe, lo que indicaría que tu perro no es el mayor fan de beber agua, sin embargo, esto se puede arreglar a través de la comida húmeda, que si bien no es un sustituto al 100%, sí ayudará a mantener un mayor equilibrio en su organismo.
Otro elemento con el que puedes complementar la dieta del can es con premios, los cuales puedes repartir a lo largo del día, solo recuerda que estos en conjunto, no deben exceder el 10% del total de calorías ingeridas a diario.