Guacamaya roja, un ave que puedes encontrar en Oaxaca - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Mundo Animal

Guacamaya roja, un ave que puedes encontrar en Oaxaca

Estas aves están en la lista de animales en peligro de extinción por culpa del ser humano


Guacamaya roja, un ave que puedes encontrar en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

La guacamaya roja se distingue por su plumaje rojo escarlata y amarillo en las plumas cobertoras y secundarias de sus alas, así como por la ausencia de plumas en su rostro.

 

El iris de sus ojos suele ser de color amarillo, sus patas color oscuro, el pico de su mandíbula superior de color hueso, su mandíbula inferior negra mate, las plumas cobertoras de su cola de color azul claro y sus plumas cobertoras primarias de color rojo.

 

Actualmente se reconocen dos subespecies de guacamaya roja:

Ara macao cyanoptera, característica de México y América Central

Ara macao macao, característica de América del Sur

Las diferencias físicas entre las dos subespecies se deben a la configuración de colores de sus alas.

Distribución en México:

 

Sur de Tamaulipas, San Luis Potosí, Veracruz, Campeche, Tabasco, Oaxaca, Chiapas. En México sólo se encuentra en dos áreas bien conservadas de las selvas de Chiapas frontera con Guatemala y en Oaxaca frontera con Chiapas, y fue reintroducida en Palenque, Chiapas y Los Tuxtlas, Veracruz.

 

 

Las principales amenazas para la guacamaya roja son:

 

La acelerada destrucción del bosque tropical perennifolio, su hábitat natural.

La perturbación de los bosques y selvas por la acción humana, pues presentan bajos recursos alimenticios para la población silvestre de la guacamaya roja.

 

La depredación de los nidos de la guacamaya roja por aves y mamíferos, ataques de abejas africanizadas y el saqueo de polluelos por el ser humano para su venta ilegal.

Así como una posible competencia por las cavidades entre las parejas de la guacamaya roja que podría incrementarse en las áreas perturbadas donde hay una baja disponibilidad de sitios de anidación.