Con 2 ingredientes, así puedes limpiar tus gafas para que no se rayen - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Moda

Con 2 ingredientes, así puedes limpiar tus gafas para que no se rayen

Especialistas nos brindan detalles para limpiar las gafas y que nuestros ojos estén siempre protegidos. Descubrí cual es el método perfecto.


Con 2 ingredientes, así puedes limpiar tus gafas para que no se rayen | El Imparcial de Oaxaca

Limpiar nuestras gafas no será una tarea simple y sencilla debido a que esta tarea requiere de un conjunto de conocimientos específicos para que los lentes queden como nuevos. No solo es importante hacer un trabajo de limpieza, sino también usar elementos que puedan desinfectar estos accesorios, afín de que nuestros ojos estén siempre protegidos efectivamente.

Ya sean gafas de sol o lentes para ver mejor o descansar, el procedimiento será el mismo y constará de la utilización de agua y jabón. Aunque lo mejor sería implementar técnicas para evitar que se ensucien, ya que de esta forma la vida útil de los lentes sea mucho más extensa y solo debemos seguir una serie de consejos.

Antes de limpiar, expertos recomiendan evitar la exposición a temperaturas extremas de calor o frío. Esto se debe a que al colocar los lentes cerca de una fuente de calor o en el interior del coche a pleno sol se podrían estropear, tanto las monturas como los cristales. Por otro lado, al quitarte y ponerte las gafas deberás intentar sujetarlas con las dos manos para no producir con el tiempo desajustes en las varillas o debilitar las sujeciones, si tocar con los dedos los cristales.

Dicho esto, comenzaremos a explicarte detalladamente cómo hacer esta limpieza para que la belleza de nuestros ojos esté siempre visible. Para ello necesitaremos utilizar abundante agua y jabón, para poder eliminar todas las bacterias del ambiente que se pegan en los cristales.

 

Para limpiar las gafas podremos usar agua tibia o fría. Eso sí, es importante utilizar jabón líquido mínimamente, hasta formar una espuma y no usar detergente de vajilla. A continuación procederemos a la limpieza de los anteojos, masajeando los cristales, enjuagando y secando con un papel. En la misma línea, es recomendable no usar alcohol ya que puede dañar el material de algunos anteojos debido a sus fuertes químicos, generando que los cristales se rompan y que los lentes no sirvan más. De esta forma, los ojos estarán siempre protegidos y desinfectados.