Errores que todo hombre comete al comprar ropa | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Moda

Errores que todo hombre comete al comprar ropa

Muchos hombres tienden a confundir el uso de accesorios con una innecesaria carga de brillo


Errores que todo hombre comete al comprar ropa | El Imparcial de Oaxaca

El problema no es que los hombres odien gastar mucho tiempo comprando ropa, la cuestión es que muchas veces ─si no es que la mayoría de ellas─ no tienen ni la más mínima idea de cómo hacerlo. Esto se debe principalmente a una tendencia totalmente retrógrada que los limita a la hora de escoger su ropa porque, para ciertas mentes, un caballero siempre se verá bien sin importar lo que lleve puesto; sin embargo, es preciso reflexionar acerca de esa afirmación y cuestionarnos acerca de su validez.

Si bien es cierto que hay quienes, aparentemente, nacieron con un gusto refinado en cuestiones de vestir, también están los que a través de sus atuendos piden a gritos una especie de guía caída del cielo que les ayude de una buena vez a elegir el outfit perfecto, no sólo para una ocasión determinada, sino aquél que incluso sea capaz de adaptarse a su cuerpo perfectamente a modo de que no quepa la menor duda acerca de su habilidad para elegir una pieza de las miles que existen en cualquier tienda departamental.

Al igual que ocurre con las mujeres, los errores de vestimenta pueden arruinar cualquier momento, no importa si se trata de una ocasión formal o de una reunión casual. Aunque el fashion hable constantemente de originalidad, desentonar con el entorno no siempre es bien visto, sobre todo cuando se trata de esos pequeños errores que, aunque diminutos, no se pueden ocultar.

Sin importar lo que puedan decir los demás, un hombre debe ser cuidadoso incluso con su ropa interior. Al escuchar “la ropa perfecta para cada ocasión”, muchos piensan que nadie los verá desnudos, sin embargo, a lo que en realidad se refieren ese tipo de tips es a prestar atención a que, por ejemplo, un boxer no se amontone dentro del pantalón.

En cuestión de cinturones es preciso cuidar la longitud de este accesorio. No muy largo, pero tampoco demasiado corto; apenas tiene que ser de la medida justa para que se amolde perfectamente al cuerpo. Si subes o bajas de talla, cámbialo cuanto antes para evitar problemas.

Al ser una de las piezas más importantes de los outfits masculinos, la camisa es la prenda que menos errores puede mostrar. Cualquier tipo de arruga o señal de maltrato por el uso puede implicar el fracaso de un look. Por eso es necesario asegurarte de que cualquier camisa en el guardarropa está en perfectas condiciones, si no es así, lo mejor es desecharla de inmediato.

Combinar cuello en V debajo de uno redondo es uno de los errores más comunes y extrañamente no todo mundo lo nota. Una chaqueta con un corte curvo sobre una playera triangular dará un efecto de desnudez que no es precisamente el más elegante. Es por ello que debes pensarlo dos veces antes de incluir un cuello recto en tus atuendos.

Muchos hombres tienden a confundir el uso de accesorios con una innecesaria carga de brillo, sobre todo cuando se trata de una ocasión formal, hay quienes deciden montarse toda la joyería encima. Para evitar esto, lo único que hay que hacer es saber combinar anillos y relojes con el tipo de prenda para cada ocasión, cuidando siempre la cantidad de bling y el tamaño de las piezas.

Al igual que la ropa interior, los calcetines son las prendas más pasadas por alto; sin embargo, ignorarlos puede ser un error fatal en un outfit formal donde unos calcetines mal combinados terminan con toda sensación de seriedad en el atuendo.

Estos son los errores más comunes en la vestimenta masculina. Muchos de ellos se cometen sin saber que en realidad se trata de algo incorrecto, sin embargo, todo deviene de un pensamiento de antaño que es preciso derrumbar para por fin explorar el potencial de la figura masculina en relación con la ropa. Si comenzamos esta emancipación del pensamiento por algo tan elemental como la ropa, posiblemente seamos capaces de romper paradigmas más grandes en el futuro.