'Cleanfulness': trucos para ordenar y limpiar con un mayor bienestar personal
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Hogar

‘Cleanfulness’: trucos para ordenar y limpiar con un mayor bienestar personal

Disfruta de la calma al hacer tareas domésticas


‘Cleanfulness’: trucos para ordenar y limpiar con un mayor bienestar personal | El Imparcial de Oaxaca

El cleanfulness tiene algo que ver con el mindfulness, que seguro te suena. Ambos “movimientos” o tendencias tienen aspectos en común. Hoy nos centramos en el primero para darte los trucos esenciales o claves que hace que ordenar y limpiar te relajen. Sí, como lo lees, algunas tareas domésticas tienen el poder de hacernos sentir mejor y te vamos a contar cuál es el motivo y, sobre todo, cómo organizarte para lograr esa sensación de bienestar en casa. Una idea muy práctica, ¿no crees?

¿Qué es el ‘cleanfulness’?

Mientras que el mindfulness pone el acento en la atención plena para disfrutar del momento presente, el cleanfulness no se queda atrás aunque con matices. Porque esa sensación de plenitud y relajación se logra mientras se ordena y limpia. Lo que para muchos son tareas domésticas odiosas o tediosas, se pueden convertir en casi acciones terapéuticas para pausar nuestro ritmo frenético diario.

Precisamente el cleanfulness se basa en la idea de ordenar y limpiar con atención plena a lo que hacemos en ese momento, durante esa acción. Este ejercicio genera un estado de paz y tranquilidad mental si se realiza en las condiciones adecuadas. Para eso vamos a ver las claves en las que se basa esta afirmación o los trucos para sacar partido a estas tareas y convertir así el acto de la limpieza en un ritual agradable.

Los beneficios del ‘cleanfulness’

Hay dos tipos de personas: las que odian limpiar la casa y ordenar y las que sienten placer al hacerlo. Seguro que si eres de las primeras, no habías pensado en que se puede convertir en un momento para bajar el ritmo y tranquilizarte. Esto hará que te sientas mejor no solo con el resultado final de una casa limpia y ordenada, sino durante el proceso. Que sientas que es una terapia de relajación. Aprovecha el momento para relajarte y desconectar de otras tareas. Para lograrlo, la clave es el proceso. Y ahí es donde entran en juego los trucos que debes aplicar: planificar el tiempo de limpieza; destinar el tiempo necesario; ser menos exigente; y ser consciente del trabajo.

Primera clave del ‘cleanfulness’: planificar el tiempo de limpieza

Se trata de reservar un tiempo fijado para la limpieza semanal. Al planificar, se reserva ese momento y se contempla la tarea de limpieza dentro de los “planes” a realizar. Así no se acumula la tarea. Escoge un día que sepas que tendrás una hora o un par libres (sé realista con el tiempo que tardas en limpiar la casa). Puedes planificar un día para ordenar si la casa se descontrola en este sentido con facilidad y otro para limpiar. Ten en cuenta que siempre está bien ordenar la casa al final del día para no favorecer el descontrol. De esta manera, siempre tendrías que reservar el tiempo de limpieza pero no de orden.

Segunda clave: destina el tiempo necesario

Ya lo apuntábamos en el punto anterior: hay que reservar el tiempo adecuado y realista para cada tarea a realizar porque se trata de hacer el trabajo tranquilamente y sin prisas. No es necesario acabar todo el mismo día. De hecho, es positivo dividir las tareas por prioridad. Puedes planificar varios momentos a lo largo de la semana para llevar a cabo actividades concretas. Hay que ordenar y limpiar con calma y atención plena. Estamos acostumbrados a ser multitarea, a hacer varias cosas a la vez, a actuar como autómatas o tener la cabeza en otro sitio, no en el que nos encontramos. ¡Para! Eso nos dice el cleanfulness. Para mientras limpias. No sientas que limpiar es una pérdida de tiempo. Pon música y ordena y limpia. Pon música y comparte la limpieza con otros miembros de la familia. Intenta disfrutar de lo que hacer y con quién lo haces, también en taras del hogar.

No ser demasiado exigente con uno mismo

El cleanfulness dice como clave para disfrutar de las acciones y sentir calma y bienestar al realizar las tareas que hay que ser paciente y abandonar la autoexigencia. No se trata de ser perfectos limpiando; sino hacerlo pensando en lo que ejecutamos. De modo contrario nos saturaremos y pondremos nerviosos si no vemos un resultado perfecto. Este espacio con comedor, cocina abierta con barra y cuarto de lavabo al fondo es un proyecto de Decor Studio de El Corte Inglés para Casa Decor 2022.

Ser consciente de lo que se hace, el truco clave del ‘cleanfulness’

Es lo que el cleanfulness denomina presencia consciente. Se trata de prestar atención a la actividad que se realiza. Todos los sentidos puestos en ese momento, ya sea ordenar un cajón, meter los platos en el lavavajillas o limpiar el polvo. Y es el truco clave para alcanzar esa calma y bienestar. El motivo es que te concentras, te evades de otras ideas, preocupaciones o planes, y así no hay sensación de estrés sino de placer al ver que lo que haces mejora tu entorno.

El resultado final tiene premio

En definitiva, no debes pensar que tienes que limpiar los cristales de la ventana porque están sucios y toca; sino que el pensamiento es limpiarlos porque así entrará más luz y la luz nos hará sentir mejor. Un espacio ordenado, limpio y con un olor agradable resulta apetecible. El caos no ayuda a sentirse bien en casa. Así que tras una jornada de cleanfulnessconcédete un premio para disfrutar de lo que has o habéis conseguido. Una taza de té, un café, un bombón…

 


 

Relacionadas: