Trucos para eliminar los malos olores del baño y que huela siempre bien | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Hogar

Trucos para eliminar los malos olores del baño y que huela siempre bien

El baño es la estancia de la casa que más se ensucia y, como consecuencia, también de fuente de malos olores


Trucos para eliminar los malos olores del baño y que huela siempre bien | El Imparcial de Oaxaca
Imagen ilustrativa: internet

Las tuberías, toallas húmedas, la papelera, la ausencia de ventana… Todos estos elementos pueden provocar que el baño desprenda una fragancia poco agradable. ¡Pero hay solución!

Encuentra el origen del problema
Antes de dedicarte a perfumar tu baño para que desprenda una agradable fragancia, es importante que descubras de dónde procede el mal olor. Las tuberías suelen ser la fuente más habitual de los malos olores del baño, ya sea porque son viejas o se ha producido un estancamiento. Chequea también el estado de paredes y techos, así como en la silicona de las juntas. En ocasiones, en baños mal ventilados, puede aparecer moho que termina convirtiéndose en un problema mayor, además de provocar mal olor.

Asimismo, es recomendable que verifiques el estado de las toallas. A veces, por mucho que las lavemos correctamente, según se mojan, vuelven a oler a humedad.

Limpia el inodoro con frecuencia
Y no se trata solo de mantener limpia la loza. Para limpiar también las tuberías y el desagüe puedes utilizar la infalible fórmula del bicarbonato con vinagre. De esta manera, te aseguras de eliminar los malos olores y también de mantener el inodoro limpio. Primero límpialo como hacer habitualmente, prestando especial atención a la parte superior, por donde sale el agua y que puede terminar por provocar la aparición de cal y sarro. Después, aplica la siguiente solución una vez por semana:

  • Paso 1. Mezcla una parte de agua por ½ de vinagre y llévalo a ebullición.
  • Paso 2. Echa bicarbonato en el inodoro y, a continuación, vierte la mezcla de agua y vinagre.
  • Paso 3. Deja que actúe toda la noche y, a la mañana siguiente, tira de la cadena.

Un consejo: echa un poco de detergente para la ropa o suavizante en el tanque del inodoro. El detergente se hundirá hasta el fondo y permanecerá en la cisterna. Así, cada vez que tires de la cadena, se desprenderá una agradable fragancia en la cisterna, y todo el baño olerá de maravilla.

Limpia el bote sifónico
Aunque el bote sifónico se instala –al igual que los sifones de cada uno de los desagües–, precisamente, para evitar los malos olores en el baño, pueden acumular restos de jabón y pelos. Y esto puede llegar a producir un olor desagradable. Empieza limpiando el sifón del lavabo, echando una mezcla de vinagre y bicarbonato a partes iguales y, después, echando agua caliente. Si hay mucho atasco, tal vez tengas que desmontarlo para eliminar la suciedad.

En cuando al bote sifónico, para limpiarlo, abre la tapa con un destornillador, ponte unos guantes y elimina cualquier residuo que pueda haber. Deberás introducir un poco los dedos en cada una de las conexiones para asegurarte de que no queda suciedad. Después vierte un poco de agua y, si cuela correctamente, cierra la tapa.

Mantén a raya el moho de paredes y azulejos
Es habitual que, en baños mal ventilados, aparezca moho en las juntas de los azulejos, las paredes o los techos. Para solucionarlo, lo ideal es que, primero, limpies bien todas las superficies. Puedes utilizar lejía rebajada con un poco de agua y un cepillo de cerdas suaves para las juntas y una bayeta de microfibra para las paredes.

Para que el problema no persista, la mejor solución es aplicar una pintura antimoho. Se trata de una pintura que evita que aparezca el moho, especialmente recomendada para estancias con poca ventilación.

Revisa las juntas del inodoro y el bidé
Con el paso del tiempo, la silicona que une los sanitarios con el suelo se deteriora y pierde efectividad. Si las juntas no están bien selladas, el olor de los desagües puede colarse en tu casa poco a poco, provocando muy mal olor. Retira la masilla con un cuchillo, una herramienta especial o un eliminador de silicona. Después, limpia bien toda la superficie y, a continuación, aplica una masilla de silicona con la pistola. Emplea el dedo para eliminar los restos de producto y conseguir un acabado uniforme.

Cómo lavar las toallas para que no huelan a humedad
Para eliminar el incómodo olor de las toallas, déjalas en remojo durante un par de horas en percarbonato sódico. Se trata de un limpiador biodegradable (carbonato de sodio y peróxido de hidrógeno) muy eficaz contra las manchas y que también elimina las bacterias que provocan el mal olor. Después, tiéndelas bien extendidas y, a ser posible, al sol o al aire libre, donde no vuelvan a acumular malos olores por exceso de humedad.

¿Un consejo extra? Para evitar que vuelvan a oler mal, lo ideal es que, cuando utilicéis las toallas, las tendáis en un tendedero, donde puedan secarse bien. Si las dejas en el baño, el problema persistirá.

Mantén la papelera del baño en perfecto estado de revista
El cubo del baño puede acumular también malos olores. Para que esto no suceda, empieza por cambiar la bolsa cada vez que limpies el baño. Aprovecha este momento para darle un repaso a la papelera. Para que sea más cómodo, puedes hacerlo en la bañera o en la ducha. Echa agua caliente con un buen chorro de vinagre y deja reposar durante unos minutos (puedes aprovecharlos para limpiar el inodoro, por ejemplo). Cuando termines, sécalo bien.

Para evitar que los malos olores sean una constante, tienes varias soluciones. Puedes echar unas cucharadas de bicarbonato entre el cubo y la bolsa o colocar un poco de algodón empapado en aceite de bebé o de aceite esencial. Renueva la solución que elijas cada vez que sustituyas la bolsa.

Aromatiza tu baño
Una vez solucionados el origen de los malos olores, es el momento de perfumar tu baño con tu fragancia favorita. Tienes múltiples opciones, desde mikados a aromáticas pastillas de jabón. Pero sin duda, hay un aliado que te ayudará: los aceites esenciales. Aplica estos trucos y verás qué bien huele tu baño:

  • En el papel higiénico: echa un par de gotas de aceite esencial en el cartón del papel higiénico cada vez que lo cambies.
  • En la escobilla del baño: cuando limpies el baño y la escobilla, echa unas gotitas de aceite esencial o de limpiador de baño en el recipiente.
  • En el radiador: coloca un recipiente con un poco de agua y unas gotas de aceite esencial. El calor hará que se vaya evaporando y perfumará tu baño.