Tejido muscular se comunica distinto en hombres y en mujeres | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Fitness

Tejido muscular se comunica distinto en hombres y en mujeres

Este nuevo descubrimiento permitirá desentrañar de qué modo la actividad muscular promueve la longevidad, mejora el metabolismo y refuerza las capacidades cognitivas


Tejido muscular se comunica distinto en hombres y en mujeres | El Imparcial de Oaxaca

Un estudio realizado por el equipo de Marcus M. Seldin, de la Universidad de California en Irvine, Estados Unidos, ha permitido comprobar que el género genético de la persona determina el modo en que su tejido muscular se comunica con otros tejidos del cuerpo.

Los músculos segregan proteínas llamadas miocinas (o mioquinas), que intervienen en diversos procesos al interactuar con otros tejidos. Esencialmente, las miocinas permiten a los músculos esqueléticos comunicarse con órganos como los riñones, el hígado o el cerebro, lo cual es esencial para que el cuerpo mantenga su equilibrio metabólico. Algunos de los procesos en los que intervienen las miocinas son la inflamación, el cáncer, los cambios provocados por el ejercicio físico e incluso la cognición. A pesar de la clara relevancia de las miocinas en tantas cuestiones fisiológicas, no se conoce bien el modo en que se regulan estas proteínas ni sus efectos exactos.

Concretamente, Seldin y sus colegas han conseguido identificar circuitos de señalización muscular específicos para cada sexo que conectan el tejido muscular con otros tejidos.

Este nuevo descubrimiento permitirá desentrañar de qué modo la actividad muscular, como por ejemplo la que se lleva a cabo cuando realizamos ejercicio físico, promueve la longevidad, mejora el metabolismo y refuerza las capacidades cognitivas.

El estudio es el primero en evaluar detalladamente cómo la arquitectura genética influye en la señalización del tejido muscular a otros tejidos, dejando claro que el sexo y los estrógenos son determinantes en estos procesos.

El estudio se titula “Genetic variation of putative myokine signaling is dominated by biologic sex and sex hormones”. Y se ha publicado en la revista académica eLife.


 

Relacionadas: