Cuida tu balance energético | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Fitness

Cuida tu balance energético

En México las personas han ganado, en promedio, 8.5 kg de peso corporal durante el confinamiento por Covid-19


Cuida tu balance energético | El Imparcial de Oaxaca

En México las personas han ganado, en promedio, 8.5 kg de peso corporal durante el confinamiento por COVID-19, posicionándose como el país que mayor aumento de peso ha presentado. El principal motivo para ganar peso se debe a un desequilibrio en el balance energético, que se ha visto fuertemente influido por las medidas tomadas para disminuir los contagios, disminuyendo la movilidad y condicionando la dieta; factores que se han sumado al problema de obesidad con el que México ya luchaba, y cuya atención requiere de acciones y esfuerzos conjuntos de autoridades, industrias y de la sociedad.

La evidencia científica disponible muestra que la obesidad y el sobrepeso es un problema que tiene múltiples causas, que van más allá de las calorías ingeridas e involucran no solamente los hábitos alimenticios, sino también la promoción de la actividad física y entorno sociales adecuados.

El balance energético es lo que corresponde a las personas y significa buscar el equilibrio entre los alimentos que consumimos y la energía que gastamos a través del movimiento, por lo que se traduce como la fórmula más eficaz para mantener un cuerpo saludable. Entre mayor es nuestro movimiento, mayor es nuestro requerimiento; en consecuencia, entre menos nos movamos, menor energía y alimento requerimos. Si se excede la cantidad de energía consumida, se rompe el balance y existe una acumulación de energía en forma de grasa.

De hecho, en algunas partes del mundo, como consecuencia de la pandemia y en la búsqueda de herramientas para mantener la salud y disminuir riesgos de enfermedad grave de COVID-19, se dio prioridad al ejercicio. Este fue el caso de China, en donde 8 de cada 10 (78%) personas pensaron que realizar actividad física ayudaría a disminuir el riesgo de síntomas graves de COVID-19, lo mismo sucedió en Hong Kong y en India, en donde 59% y 58% de las personas consideran que los beneficios del ejercicio tienen utilidad para evitar los síntomas graves del coronavirus, respectivamente (Ipsos, 2021).

 

Cada persona tiene un requerimiento de energía y de nutrimentos específico que le permite mantener un adecuado balance energético y peso corporal saludable. Estos requerimientos deben ser suficientes para el sostenimiento de sus funciones y el rendimiento óptimo del organismo, y se modifica dependiendo características individuales de las personas, como edad, sexo, actividad física, condiciones especiales como embarazo y lactancia o enfermedades y objetivos a desarrollar.  Cuando no le proporcionamos al cuerpo lo necesario o, por el contrario, nos excedemos, surgen alteraciones en el estado nutricional que pueden verse reflejadas tanto en el peso corporal, la energía y llegar a enfermedades crónicas.

 

 

 

¿Cómo lograrlo?

Para priorizar el cumplimiento de los requerimientos y promover un estado de salud óptimo, se debe buscar mantener una dieta correcta a través de la variación de alimentos, el intercambio de grupos y brindar la cantidad necesaria para mantener una grasa corporal y masa muscular en óptimas condiciones. Entre más colores, sabores, texturas, variedades y preparaciones incluyamos en nuestra alimentación, más fácil es poder cubrir nuestros requerimientos, pues, ningún alimento o bebida por sí solo, incluye todo lo que necesitamos, la dieta variada es una de las claves para priorizar una dieta correcta que aporte mucho sabor y más dinamismo en el día a día.

Recordemos que el balance energético a través de una dieta variada y correcta, y una actividad física regular, permiten mantener la salud y disminuir el riesgo de enfermedades prevenibles causadas por exceso o defecto de la nutrición