Razones por las que tienes que sumergir tus pies en agua caliente - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Cuidados y Belleza

Razones por las que tienes que sumergir tus pies en agua caliente

Los pies necesitan de distintos cuidados para evitar problemas de salud y promover la relajación. Conocé cuáles son los motivos.


Razones por las que tienes que sumergir tus pies en agua caliente | El Imparcial de Oaxaca

Los pies, después de una larga jornada de trabajo, son quienes más sufren. Es que todo el peso de nuestro cuerpo está direccionado hacia ese lugar, causándonos un dolor inimaginable. Una solución a ello es remojarlos en agua caliente, algo que también nos permitirá prevenir algunos problemas de salud puntuales, que te detallaremos a continuación. Por lo tanto, cuando las piernas no reciben suficiente flujo sanguíneo, el problema podría desencadenar en la aparición de venas varicosas, entonces remojar antes de dormir será un buen remedio natural.

De acuerdo a especialistas, sumergir los pies en una bañadera o balde, ayudará a dilatar los vasos sanguíneos para que la sangre pueda circular mejor. De esta forma, aliviaremos la sensación de dolor, pesadez, cansancio y reduciremos los calambres en las piernas. Es por ello que cuando terminamos de trabajar y llegamos a casa, lo mejor será aplicar este truco casero.

Otra de las razones por la cual debemos cuidar nuestras piernas y relajarlas es porque nos permitirá disminuir el estrés. Esto se debe a que el agua caliente relaja los músculos del cuerpo ya que dilata los vasos sanguíneos, causando que haya una mayor oxigenación. Incluso, si agregamos unas gotas de aceite esencial u hojas de eucalipto, reduciremos la tensión nerviosa porque disminuiremos la actividad de nuestro sistema nervioso simpático, promoviendo la relajación.

Por último, la salud se verá beneficiada porque aliviaremos el dolor muscular. La explicación científica radica en que al aumentar la circulación sanguínea, se eliminan las sustancias químicas que causan el dolor y que se acumulan en los tejidos. Como resultado, el dolor muscular desaparece más rápido.

Dichos estos beneficios para la salud, la forma precisa para hacerlo es preparar dos recipientes, uno con agua caliente a unos 40 o 50°C para evitar quemaduras y otro con agua fría. Colocaremos en ambos una cucharada de sal gruesa y 10 gotas de esencia de lavanda o de eucalipto. Sumergiremos los pies en el recipiente caliente y los dejaremos reposar 10 minutos. Luego haremos lo mismo con el de agua fría, pero dejando 5 minutos. Esto lo tendremos que hacer, al menos 3 veces por semana.