Vida saludable: Hígado graso | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Cuidados y Belleza

Vida saludable: Hígado graso

Entre las enfermedades que se asocian a este padecimiento están la obesidad, diabetes mellitus y dislipidemias.


Vida saludable: Hígado graso | El Imparcial de Oaxaca
Foto: ilustrativa

En los últimos años se ha hecho más común escuchar sobre este padecimiento e, incluso, es posible que te lo hayan diagnosticado. Entre las enfermedades que se asocian a este padecimiento están la obesidad, diabetes mellitus y dislipidemias.

La alimentación es un pilar en el tratamiento del hígado graso.

Entre el 20 y 30% de la población mundial presenta este padecimiento. Es una de las enfermedades más comunes del hígado.

El hígado graso es la excesiva acumulación de grasa en las células del hígado, que no es causada por el consumo excesivo de alcohol. Este proceso provoca inflamación del hígado, desarrollando fibrosis y, finalmente, daño hepático crónico o cirrosis.

Otro factor que favorece el desarrollo de hígado graso es la pérdida rápida de peso. En muchas ocasiones no presenta síntomas o problemas.

Recomendaciones para tener un hígado sano:

  1. Consume una alimentación saludable basada en frutas, verduras, cereales integrales y grasas saludables como aceite de oliva, de soya y canola, aguacate y semillas oleaginosas como nuez, almendra, pistache, cacahuate, girasol.
  2. Elimina el consumo de alimentos industrializados, azúcar y disminuye el consumo de sal.
  3. Obtén todas las vacunas recomendadas para tu edad.
  4. Realiza actividad física; el mejor ejercicio es el que se disfruta y se practica, es importante que si ya te aburrió realizar el mismo ejercicio, busques una actividad nueva que experimentar. Si no te animas a realizar ejercicio sola, busca la compañía de alguna vecina, amiga o familiar y hacerlo más ameno.

Todo en exceso no es sano. El excesivo consumo de fruta en nuestra alimentación aumenta la ingesta de fructuosa, que es el tipo de azúcar presente en la fruta, la miel y algunos vegetales, así como la glucosa, el azúcar de la sangre, estimula los genes productores de grasa en el hígado.

Una dieta rica en azúcar favorece a que la grasa se deposite en el hígado y genere inflamación.

El tipo de grasa que ingerimos en muy, muy importante, cuando escuchamos recomendaciones, muchas veces escuchamos que la grasa es nociva para nuestra salud, pero la grasa que no es saludable y no se recomienda su consumo es la grasa saturada y la podemos encontrar en las carnes rojas, alimentos fritos, empanizados y capeados.

¡Cambia tu estilo de vida, el azúcar y la grasa son tus enemigos!

Los invito a escucharme todos los martes y miércoles en punto de las 17 horas, a través del 102.3 FM La Voz del Pacífico Sur. Búscanos en Facebook como Radio: Vida Saludable. Manda tus preguntas o contáctame al 958 111 29 88 para más consejos.

Les escribe Laura Garrido, nutrióloga de profesión y su amiga de corazón.


 

Relacionadas: