¿Cómo afectan las pantallas a la salud visual?
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Cuidados y Belleza

¿Cómo afectan las pantallas a la salud visual?

Cada vez más, se estudia cómo afectan las pantallas a la salud visual, puesto que va en aumento la utilización de dispositivos electrónicos.

¿Cómo afectan las pantallas a la salud visual? | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

En el mundo médico, y precisamente en la oftalmología, con mayor frecuencia surgen estudios respecto a cómo afectan las pantallas a la salud visual. Las consultas por trastornos oculares derivados de la utilización de dispositivos electrónicos ha ido en aumento.

Surgió, así, el concepto de síndrome de visión informática. Aparece cuando la exposición a las pantallas es superior a las tres horas diarias, el brillo del dispositivo es superior al recomendado, y la distancia entre la pantalla y los ojos es reducida.

Como bien sabemos, las pantallas conviven con nosotros todo el tiempo. Utilizamos televisores, tabletas, celulares, computadoras y, de hecho, hasta se nos han incorporado pantallas a los electrodomésticos. Nuestros ojos viven lidiando con el enfoque que deben hacer ante estos dispositivos.

Con frecuencia, son los celulares los que se llevan la peor parte de nuestro esfuerzo ocular. Al utilizarlos a una distancia cercana a la cabeza, forzamos la visión binocular de nuestros ojos.

Cuando miramos de forma fija una pantalla por un tiempo prolongado, nuestros párpados se mueven hasta un 30% menos de lo que lo harían normalmente. Eso reduce la cantidad de lágrimas, y por ende, se reduce la hidratación del globo ocular.

Si tienes dudas sobre cómo afectan las pantallas a la salud visual, entonces te lo contamos ahora con sus síntomas y las recomendaciones que debes tomar. Con simples medidas podremos afrontar el problema.

Síntomas asociados a las pantallas

Cuando entendemos cómo afectan las pantallas a la salud visual, también reconocemos que los síntomas asociados son lógicos. Se trata de signos que se vinculan al cansancio ocular por el esfuerzo desmedido.

Entre los síntomas más comunes del síndrome de visión informática tenemos:

  • Visión borrosa o doble: esto se llama diplopía en términos médicos.
  • Sensación de arenilla en el globo ocular: lo que lleva al rascado intenso.
  • Ojos rojos: por la misma irritación e inflamación, así como por el rascado.
  • Dolor retroocular: es el dolor que se ubica detrás de los ojos.
  • Cefalea: el dolor de cabeza proviene de la fatiga ocular, pero también se asocia al uso del celular y la posición del cráneo al utilizarlo.

Mujer con fatiga visual
¿Cómo afectan las pantallas a la salud visual?

Una serie de mecanismos se ponen en marcha, de manera inconsciente, para poder emplear las pantallas. Nuestro cuerpo modifica formas y maneras de realizar sus funciones habituales para adaptarse a los dispositivos electrónicos.

Una de las cuestiones básicas que lleva a la afectación de la salud visual por parte de las pantallas es el enfoque. Nuestros ojos, en reposo, enfocan fácilmente a larga distancia. Sin embargo, cuando deben enfocar algo que está cerca, ponen en marcha mecanismos de compensación que demandan esfuerzo. Estas tareas acomodativas llevan a la fatiga.

También, la concentración que demanda una pantalla no es despreciable. Nuestros ojos tienden a permanecer más tiempo abiertos, con menos parpadeo. En forma regular parpadeamos entre 15 y 20 veces por minuto, pero podemos reducirlo a 3 parpadeos solamente utilizando pantallas.

Por último, y esto es algo en lo que nos detendremos más, las pantallas emiten una cantidad considerable de luz azul. Esta luz azul es un fragmento del espectro lumínico que tiene la capacidad de penetrar hasta la retina, llegar a la mácula y deteriorarla con el paso de tiempo.

La luz azul de las pantallas y la salud visual

La luz azul que emiten las pantallas electrónicas tiene beneficios y perjuicios. Gracias a esta luz azul los dispositivos pueden consumir menos energía, pero se ha visto que la misma es peligrosa para la salud de la retina.

El sol también emite luz azul, por lo tanto, nuestros ojos la conocen desde los primeros días en que nacemos. El problema es que la luz azul de las pantallas nos llega desde una fuente más cercana a los globos oculares, y de allí se deriva el daño.

Físicamente hablando, la luz azul es de onda corta y alta energía. Por estas características es que los ojos requieren más esfuerzo para enfocarla.

Mujer usando dispositivo móvil

Recomendaciones para reducir la afectación de las pantallas

Existen algunas medidas básicas que podemos aplicar en lo cotidiano para disminuir los efectos de las pantallas en nuestra salud visual:

  • Descansar la vista: para los trabajos en ordenador es imprescindible fijar momentos de relajación de la vista. Es una buena práctica mirar fuera de la pantalla cada veinte minutos durante unos veinte segundos.
  • Establecer una distancia saludable a los dispositivos: deberíamos tener las pantallas, como mínimo, a 60 centímetros de nuestros ojos. Para pantallas más grandes, como podría ser la del televisor, la distancia mínima es de 2 metros.
  • Pestañear: como ya sabemos que parpadeamos menos frente a las pantallas, sería prudencial forzar nuestro parpadeo cuando pasamos mucho tiempo en los dispositivos electrónicos. El parpadeo provocará más lagrimeo y humedecerá el globo ocular.
  • Tener buena iluminación: utilizar los dispositivos electrónicos en ambientes de baja luz es contraproducente. Nuestros ojos se fuerzan más y aumenta el efecto del brillo sobre la retina.

No se trata de dejar de emplear pantallas. Hoy por hoy eso resulta imposible en el mundo en que vivimos. Lo que sí debemos hacer es practicar estas recomendaciones para reducir el efecto perjudicial de las pantallas sobre nuestra salud ocular.

 

Relacionadas: