El escritorio de María Hortensia: Adiós 2022
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Columna

El escritorio de María Hortensia: Adiós 2022

“En este año 2022 que está por terminar demos gracias a Dios por la salud y la enfermedad…”


El escritorio de María Hortensia: Adiós 2022 | El Imparcial de Oaxaca
Foto: internet / ilustrativa

APRECIABLES LECTORES: Reciban un abrazo muy fuerte y afectuoso, les deseo lo mejor de lo mejor por la llegada del 2023. GRACIAS.

En este año 2022 que está por terminar demos gracias a Dios por la salud y la enfermedad. Con mayor ímpetu agradezcamos al Todopoderoso por la salud plena con la que nos permitió a nosotros y a cada uno de los miembros de nuestra familia, vivir, trabajar, disfrutar y aprovechar el alcance de nuestro potencial y ver nuestros logros personales, espirituales y profesionales.

Gracias a la salud que nos permitió tener este año pudimos disfrutar en alguna medida de lo que nos rodea y ha creado para nosotros, pero también debemos de dar gracias por la enfermedad que hemos padecido y aceptar que tal vez en su momento renegamos e incluso llegamos a colocarnos en el papel de víctima.

Ahora es momento de entender que gracias a esas enfermedades pequeñas o grandes sentimos lo frágil que somos y lo necesitados que estamos de Dios. La enfermedad nos ayuda a ganar y crecer en humildad, a hacer a un lado la soberbia.

Gracias Señor, porque a través de la enfermedad somos capaces de valorar cosas sencillas y comunes, pues cuando estamos sanos: podemos caminar, valernos por nosotros mismos, disfrutar de un buen baño, salir a pasear y sentir el sol, ir a trabajar, en fin, tantas pequeñas cosas, pero gracias a ti son valiosas para mí.

Demos gracias por estar aún aquí, comprometernos a salir adelante con fe y humildad cuando se presente algún accidente o enfermedad. Aceptar nuestra fragilidad. De todo corazón demos gracias, por el día a día que vivimos, por el sustento material y el espiritual que nos ha permitido mantenernos ante la adversidad.

Gracias por mi familia que aún está conmigo y por quienes a tu lado se han ido. Gracias por todas esas personas que trajiste a mi vida, por las que decidieron quedarse y por las que se alejaron. De todas ellas aprendí.

Hay valores que aquilato teniendo tu presencia en cada acontecimiento. Gracias por este año que termina, por todo lo vivido y por darnos vida en abundancia para disfrutarte, quererte, seguirte y servirte, para alabarte y glorificar tu santo nombre, hoy, mañana y cada día que nos permitas vivir. “FELIZ AÑO NUEVO”. Licenciada María Hortensia Lira Vásquez. Celular 951 21 14 138.

 


 

Relacionadas: