El escritorio de María Hortensia: Todo tiene un precio - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Columna

El escritorio de María Hortensia: Todo tiene un precio

Hay muy pocas cosas que se nos dan gratuitamente, se nos da la vida y se nos da un mundo lleno de maravillas, fuera de ahí todos debemos pagar un precio por lo que deseamos obtener


El escritorio de María Hortensia: Todo tiene un precio | El Imparcial de Oaxaca
Foto: ilustrativa

APRECIABLES LECTORES: Mi mejor deseo es que sigan disfrutando de la vida que es maravillosa.

En relación a mi viaje a Tlatlauquitepec, me faltó destacar la belleza de Huamantla y sus emblemáticos tapetes que adornan siete kilómetros de sus calles con imágenes hechas a mano con aserrín de todos colores, por ahí pasa la procesión de la Virgen de la Caridad el 14 de agosto, a a esta celebración se le llama “La noche en que nadie duerme”.

Hace muchos años fuimos con el Grupo Folklórico del Club Palestra, que dirigía el Padre Esteban Sánchez, se realizaban jornadas de vida cristiana. ¡Qué bellos recuerdos!

 

“TODO TIENE UN PRECIO”

Hay muy pocas cosas que se nos dan gratuitamente, se nos da la vida y se nos da un mundo lleno de maravillas, fuera de ahí todos debemos pagar un precio por lo que deseamos obtener. La libertad tiene un precio, que es la responsabilidad y la madurez para ganarnos el derecho a ser libres, no se puede tener libertad cuando no hemos aprendido a aceptar la causa de los efectos o resultados que obtenemos. Si no hay madurez para actuar como adultos pensantes, tampoco hay derecho a la libertad. La salud que generalmente se nos da con la vida, tiene que cuidarse y valorarse y no atentar contra ellas como mucha gente suele hacer cuando tiene hábitos o vicios que definitivamente van minándola. Estos hábitos no son solamente fumar, beber o comer en demasía. Hay actitudes mentales negativas que atraen toda clase de malestares y enfermedades. Por esta cuestión se recomienda hasta el cansancio la prevención, examinándose periódicamente, cuidar nuestra alimentación y hacer ejercicio.

 

La población de mayor de 60 años

Para el año 2025 se estima que habrá 2 mil millones de personas mayores de 60 años, con su caudal de problemas muy peculiares como son la presencia de las enfermedades crónico – degenerativas, la invalidez, las pensiones, la soledad, la frustración existencial, el sufrimiento, el abandono, etc. Todo ello constituye un reto enorme para las futuras generaciones que tendrán que lidiar con una población avejentada que requerirá de enormes erogaciones económicas.

¿Han observado cómo cuando una gente es feliz y está en paz, es muy raro que se enferme? Las preocupaciones constantes, el mal carácter, el rencor y el miedo, siempre acarrean molestias fisiológicas y que al ser habituales causan enfermedades. Y se ha acrecentado enormemente con tantos acontecimientos que están sucediendo en el mundo.

 

Crecimiento poblacional

Cada día la población crece en más de 200 mil personas, la desintegración familiar, la pobreza, la competencia económica, el detrimento en la calidad de vida, la drogadicción, el consumismo, la perversión de los medios de comunicación: televisión, prensa, Internet, la radio, la delincuencia y corrupción, la pésima educación, la conducta inapropiada de muchos políticos, especialmente en nuestro estado lo hemos constatado, el terrorismo, el excesivo número de vehículos de motor, el reto del agua, lo que están padeciendo nuestros hermanos en ciudades del norte, el desempleo , las marchas, la perversión de la sexualidad, el cambio climático, etc., en fin, es increíble, no me había puesto a pensar en nuestra realidad, algo tenemos qué hacer dentro de nuestras posibilidades.

Para ser amados tenemos que pagar el precio que implica el ser generosos, amables y sinceros. Amar es un arte, los logros intelectuales son producto del esfuerzo y perseverancia y el precio de la dedicación y el deseo constante de superación.

El mantener una relación interpersonal estable y firme implica también el sacrificar nuestro egoísmo y suprimir nuestros caprichos, considerando siempre los gustos y a veces las exigencias de la otra parte. El orden, la armonía, la amistad y el respeto se ganan, aunque mucha gente suponga que estas situaciones se dan espontáneamente.

Al emprender algo o al iniciar una actividad o relación, debemos pensar en el precio que debemos pagar para llegar a la meta que nos hemos fijado. Feliz semana. Licenciada María Hortensia Lira Vásquez. Celular 951 21 14 138.


 

Relacionadas: