Características del desarrollo cognitivo
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Columna

Características del desarrollo cognitivo

¿Te has preguntado cuales son las características cognitivas por las cuales pasa tu hijo?

Características del desarrollo cognitivo | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Por: CYNTHIA GARCÍA VÁZQUEZ

El desarrollo cognitivo es un proceso donde un sujeto va adquiriendo diversas capacidades como pensar, razonar o utilizar sus habilidades o herramientas mentales para así solucionar problemas o situaciones de la vida real. Es importante aludir que existen diversos autores que han estudiado el desarrollo cognitivo en la primera infancia como Sigmund Freud, Erik Erikson, Lev Vygotsky, Piaget, por mencionar algunos, los cuales abordan el tema desde diversas perspectivas a continuación, se abordarán características puntuales del desarrollo cognitivo en los primeros tres años de vida de un infante.

En el primer mes, los bebés reaccionan ante voces y rostros que recuerdan, identifican sus intervalos de alimentación y a través del llanto satisfacen sus necesidades.

En el segundo mes, sus sentidos están más coordinados, sigue reconociendo las voces, pero solo las voces de sus más allegados, comienzan a reconocer partes de su cuerpo, en especial sus manos y atiende a objetos que le atraen por periodos menores a 2 segundos.

En el tercer mes de vida comienza a reconocer a los miembros de su familia, además comienza la exploración no solo de manos, sino que agregan boca y ojos, sus reflejos comienzan a madurar mostrando aún más interés por objetos.

En el cuarto mes, la memoria de los bebés incrementa a lapsos de cinco a siete segundos, reconoce de manera más precisa a sus principales cuidadores y se llega a incomodar con voces de extraños, comienza a darse cuenta de situaciones fuera de su vida cotidiana y comienzan a sonreír ante voces.

En el quinto mes, el sueño comienza a disminuir, pues pueden permanecer despiertos por dos horas continuas, reconoce objetos con mayor facilidad y los puede buscar con más rapidez, además puede imitar sonidos premeditadamente.

En el sexto mes, sus estados emocionales son más abruptos, sin embargo, la coordinación de sus ojos a sus manos es más rápida y capaz.

En el séptimo mes, comienza la pronunciación de las primeras palabras como ‘papá’ o ‘mamá’, la imitación de sonidos, asociación de sonidos y objetos, y su atención es más fija.

En el octavo mes, recuerdan con mayor precisión personas y acciones, su conciencia se prolonga por más tiempo, los rostros los reconocen y se interesan por objetos variantes.

En el noveno mes, su atención se ve estimulado por la dimensión que tienen los objetos, ya que su exploración es más fuerte, por lo que los colores y luces son más interesantes ante su vista, la pronunciación de nombres sencillos es más recurrente y puede recibir y aplicar instrucciones sencillas.

En el décimo mes, comienzan el señalamiento con brazos y manos, el autoconocimiento es fruto del señalamiento de algunas partes de su cuerpo, el entendimiento y seguimiento de órdenes es más preciso, además su lenguaje está enfocado en la repetición de palabras.

En el onceavo mes, los infantes asocian cosas y actos que le rodean, sabe obedecer órdenes precisas y reconoce el significado del ‘no’, por otro lado, comienzan las conversaciones más fuertes a través de balbuceos.

En el primer año de vida, sus recuerdos se guardan por más tiempo, puede agrupar objetos por colores y formas, pero no por tamaños, su consciencia se comienza a desarrollar, identifica sonidos u objetos vistos anteriormente, su exploración es más activa, y puede meter y sacar objetos de recipientes.

En el segundo año, reconoce la mayoría de partes de su cuerpo, las rabietas están más presentes, además es hora de lograr el control de esfínteres, logra armar torres y su atención en objetos es más fuerte.

Para el tercer año de vida, reconoce el tiempo y espacio con más claridad, es decir, sabe que irá a la escuela, que hay tiempos específicos para jugar y realizar tareas, la identificación de figuras es más específica, reconoce colores e imágenes, comienza el conteo y el ordenamiento por tamaños.

Es muy importante conocer las características de cada etapa de nuestros hijos, ya que así podemos estimular de manera eficaz su pensamiento y lograr con éxito cada una de estas. Recuerda que cada infante es diferente y en ocasiones algunas de las características antes mencionadas, puede que aparezcan antes o después de la edad aludida. Se paciente y presta atención a cada rasgo de tu hijo, no lo presiones y acompáñalo a vivir sus primeros tres años de vida con mucho amor, acompañamiento y constancia.

Museo Infantil de Oaxaca

Antigua Estación del Ferrocarril

Calzada Madero 511. Barrio del Ex Marquesado

info@mio.org.mx

(951) 516 93 88

 

Relacionadas: