Huayapam,  tierra del téjate | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Estilo

Huayapam,  tierra del téjate

Sus presas La Azucena y El Estudiante, así como el Parque Ecoturístico Huayapam, son ideales para pasar un día de excursión


Huayapam,  tierra del téjate | El Imparcial de Oaxaca

Fotos: Omar Maya Calvo/Sectur Oaxaca. 

San Andrés Huayapam es un sitio al que se puede acudir en cualquier momento, su cercanía a la capital del Estado facilita el acceso a los medios de transporte. Para los amantes de la naturaleza pasear en el Parque Ecoturístico de Huayapam es una excelente opción, ahí es posible encontrar varias opciones de diversión como lo son: renta de bicicletas, la tirolesa, renta de asadores, juegos aéreos, tiendas de campaña y palapas. Este lugar es muy grande, ya que cuenta con 36 hectáreas. 

Ir a Huayapam es pensar en ir a la tierra de la “bebida de los dioses”: el incomparable téjate, ya que este lugar es muy conocido porque aquí se realiza anualmente la Feria del Tejate. Esta bebida se servía en ceremonias zapotecas religiosas, tiene un sabor incomparable y está hecho a base de maíz, cacao, flor de cacao y hueso de mamey. Es una bebida se sirve fría y al tomarla hace sentir al paladar agradables sabores que no pueden encontrarse en otras bebidas. Sin ser una bebida alcohólica, el tejate nos deleita enseñándonos que no es necesario tomar alcohol, para disfrutar de los manjares de la vida. 

La fama de esta grandiosa bebida ha llevado a que año con año se realice la Feria del Tejate, una de las actividades culturales más concurridas en la entidad, tan solo después de La Guelaguetza que este año se retoma. 

En la última Feria del Tejate, realizada antes de la pandemia, participaron 120 mujeres productoras de tejate, quienes instalaron sus puestos en el centro de la población de San Andrés Huayapam, durante la ferian también se venden algunos otros productos típicos oaxaqueños y en ella participan artesanos y comerciantes de municipios cercanos a los Valles Centrales. 

En la Feria también es común encontrar otras aguas frescas como la de chilacayota y el agua de támala.

Un lugar de aventuras 

Si los visitantes prefieren la aventura, la tirolesa con la que cuenta el Parque Ecoturístico es una excelente opción, ésta se encuentra a 20 metros de altura en la parte más alta y recorre un tramo de 300 metros de distancia, es una opción muy segura, ya que cuenta con las medidas de seguridad necesarias y proporcionan a los visitantes un arnés, casco y son supervisados por los encargados que brindan este servicio. 

Otra opción en este lugar es caminar en el centro de San Andrés Huayapam, visitar su templo del siglo XVI cuya fachada es de dos cuerpos y dos torres en la parte de enfrente un atrio con gran jardín. La planta arquitectónica es de cruz latina, dividido en coro y sotacoro, nave, crucero, transeptos y presbítero, así como bóvedas y cúpula de gran belleza. En el nicho central se ubica la imagen de San Andrés, imagen policroma, a sus costados están dos pinturas en óleo que escenifican la resurrección de Cristo. Es muy lugar digno de admirar, por lo que cuando lo visites, puedes complementar tu paseo asistiendo a admirar esta gran obra de arte. 

Santiago Rivera “El Jinete del Arte”.

Las aspiraciones de Santiago Rivera no tienen límites, el artista plástico mixteco piensa que uno tiene que superarse a sí mismo hasta lograr metas muy altas, ya que dice que con su talento y dedicación perfecciona su trabajo día a día para lograr la perfección. 

Santiago Rivera desde muy pequeño adquirió la responsabilidad de cuidar el ganado que su familia le mandaba a pastorear para la manutención de su familia, lo mismo pasó días de lluvia en el monte, que calor y una serie de inclemencias del tiempo, pero también vio la belleza de los árboles y las flores, ambos contrastes le hicieron poder apreciar la diferencia de lo bonito, ante lo que no lo es, factores que posteriormente le ayudaron a poder plasmar en sus obras de arte.

El haber tenido desde pequeño un caballo, el cual además de ser su medio de transporte fue su mejor amigo, le permitió entender el comportamiento de estos bellos animales.

Su trabajo es espontáneo, dentro de su locura y cordura, es como el frío y el calor, ya que es a través del sentimiento y energía que explora el momento de creación, utilizando diferentes técnicas y materiales para lograrlo.

Considera el “Jinete del Arte” que las técnicas para expresarse en el arte deberían enseñarse en las escuelas rurales, donde por ahora no se promueve y que haría un cambio en los jóvenes y principalmente en los niños, porque es en la niñez donde se forja la mente, el cuerpo y el espíritu que servirá en nuestro entorno y en nuestra vida sociocultural. 

El chocholteca “Jinete del Arte” nos comparte sus datos de contacto: Facebook: Santiago Rivera (Ser) y su WhatsApp: 951 161 4748.

Aunque pinta de todo, lo que en su vida ha apreciado el artista chocholteca son las pinturas de caballos, pues para él es un símbolo que lo tiene impregnado en su ser. 

 

w

El templo de San Andrés Apóstol se erigió el siglo XVI.

Santiago Rivera es el “Jinete del arte”

Las presas La Azucena y El Estudiante son ideales para disfrutar de la naturaleza en familia.


 

Relacionadas: