El escritorio de María Hortensia: Día de las Madres | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Estilo

El escritorio de María Hortensia: Día de las Madres

Qué maravilloso es cuando por primera vez escuchamos la palabra “mamá


El escritorio de María Hortensia: Día de las Madres | El Imparcial de Oaxaca
Foto: ilustrativa

APRECIABLES LECTORES: Deseo de todo corazón que todas las mamás y abuelitas merecidamente hayan sido muy festejadas en el Día de las Madres.

Qué maravilloso es cuando por primera vez escuchamos la palabra “mamá” y al pasar de los años la seguimos escuchando una y otra vez en tantas situaciones de diferente índole y siempre estamos atentas al llamado de nuestros queridos hijos y nietos, si ya los tenemos.

Esta es una fecha en la que viene a mi mente el recuerdo de tantas madres que ya no están, pues diariamente tengo presente el recuerdo de mi muy querida mamá, mi abuelita y mi bisabuelita. ¡Qué regalo tan maravilloso fue su existencia! Dejaron en mí un gran ejemplo de amor, paciencia, espiritualidad, amistad, servicio, etc. Tuvieron una existencia pletórica de valores.

Una plegaria para quienes ya no están: mi suegra y tantas tías que fueron tan cariñosas conmigo, madrinas y amigas. Besos, abrazos y buenos deseos para quienes tienen la fortuna y bendición de tenerlas y quienes son madres y abuelitas. ¡Felicidades!

SE RECIBE LO QUE SE ESPERA

Por lo general recibimos lo que esperamos de la vida. Hay quienes piensan lo terrible que es ver a un gato negro, a los viernes trece y pasar por debajo de una escalera, pero no es mala suerte es nuestra mente.

Si alguien considera: “nadie viene a verme más cuando la casa está hecha un desastre”, verá repetirse dicho patrón una y otra vez, otros consideran que: “siempre que me sobra un poco de dinero, surge un gasto inesperado y me quedo sin nada”, siempre se quedará sin nada. Cuando le decimos a nuestros hijos: “bájate de ahí que te vas a caer”, ¿qué pasa?, se caen, le dimos la orden a su cerebro.

Los doctores advierten que sus pacientes tienden a curarse más en función de sus propias expectativas, que de lo que sugiere la prognosis (conocimiento anticipado de algún suceso, especialmente del tiempo meteorológico, digamos que un pronóstico, pero se usa en medicina para la predicción sobre el curso de la enfermedad).

Existió un doctor que con su experiencia con pacientes de cáncer en los Estados Unidos, hizo especial hincapié en que la recuperación de los pacientes en repetidas ocasiones, es reflejo de sus propias expectativas, ¡increíble!

Hay quienes dicen: “¡Las cuatro en punto, es hora de mi migraña!” y de verdad llegan a sentir el malestar. Aquel que se queja: “La gente siempre me ignora, me trata mal, se aprovecha de mí”, será maltratado por la vida. Quien piensa: “La gente siempre me trata bien”, recibe un buen trato. ¿Qué significa todo esto? Significa que nosotros estamos al mando, tú decides lo que piensas, tú decides qué poner en tu mente y por tanto, determinas lo que recibes a cambio.

Intenta conocer a personas realmente felices, no es fácil hallarlas. La vida nos depara, en buena medida, lo que de ella esperamos. Recurramos al DECRETO, cada palabra que se pronuncia es un decreto que se manifiesta en lo exterior. La palabra es el pensamiento hablado, no te sorprendas ni te quejes si al expresarlo lo ves ocurrir, pues lo has decretado, has dado una orden que tiene que ser cumplida. Ahora recuerda y no olvides jamás, cada palabra que pronuncias es un decreto, si es positivo se te manifiesta en bien, si es negativo se te manifiesta en mal, si es contra el prójimo es lo mismo que si lo estuvieras decretando contra ti, SE TE DEVUELVE.

Ya veremos más adelante la importancia de decretar. Licenciada María Hortensia Lira Vásquez. Celular 951 21 14 138.


 

Relacionadas: