Revolución mexicana: historia de traiciones, mitos y poder | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Estilo

Revolución mexicana: historia de traiciones, mitos y poder

Personajes como Porfirio Díaz, Francisco I. Madero, Victoriano Huerta o Emiliano Zapata marcaron el inicio del siglo XX con la lucha revolucionaria en México


Revolución mexicana: historia  de traiciones, mitos y poder | El Imparcial de Oaxaca

La Revolución mexicana fue un conflicto armado que duró más de 10 años. Una lucha violenta en la que se debatían diversos intereses. Entre los más relevantes, la batalla por un Gobierno democrático y una estructura agraria más justa. Existen interpretaciones, anécdotas e historias que se repiten una y otra vez. Una lucha llena de matices que durante años se han exaltado o disminuido.

El antropólogo Roger Bartra asegura que “la Revolución fue un estallido de mitos, entre los cuales destaca el de la propia Revolución”.

En 1910 se preparaban las elecciones mexicanas. Poco antes de ir a las urnas, los mexicanos lidiaron con la crisis económica de 1907 y un conflicto diplomático con las grandes potencias por el petróleo mexicano, mismo que había sido recién descubierto. En febrero de 1908, Porfirio Díaz otorgó una famosa entrevista al periodista estadounidense James Creelman en la que aseguró que no volvería a reelegirse ni gobernar México; además, dijo, veía con simpatía la creación de nuevos partidos políticos; sin embargo, Díaz se reeligió.

En la contienda había otros candidatos como Bernardo Reyes, Benito Juárez Maza (hijo de Benito Juárez), Francisco I. Madero e incluso, desde Estados Unidos, el magonismo anarquista. Díaz dificultó la campaña y la vida de los otros candidatos; incluso encarceló a Francisco I. Madero, quien durante el proceso electoral seguía preso y después de declarar el fraude electoral, y escapar a San Luis, tuvo que huir a Texas donde permaneció hasta el 5 de octubre, fecha en la que promulgó el Plan de San Luis Potosí para convocar a las armas el 20 de noviembre de 1910.

A pesar de que sus colegas del partido antirreleccionista no lo secundaron; sí lo hicieron grupos rurales y populares donde surgieron líderes preparados para la lucha armada; entre ellos, Pascual Orozco, Francisco Villa y Emiliano Zapata.

El mito de Díaz como el villano 

A diferencia de lo que se cree, la Revolución mexicana no finalizó con el derrocamiento de Porfirio Díaz, en realidad, Díaz desapareció del mapa tan solo seis meses después de que el conflicto comenzara.

Gracias a los acuerdos de Ciudad Juárez, el 21 de mayo de 1911 se pactó la renuncia de Porfirio Díaz y su vicepresidente Ramón Corral. Durante la noche del 25 de mayo, trasladaron a Díaz, su familia y ocho baúles de archivos a la estación del ferrocarril de San Lázaro y un día después llegó al Puerto de Veracruz, escoltado por el general Victoriano Huerta y el coronel Joaquín Chícharo. El 20 de junio, Díaz ya estaba en Francia, país en el que permaneció hasta su muerte.

Con los acuerdos de Ciudad Juárez se desmovilizaron más de 60 mil rebeldes; sin embargo, las fuerzas de Pascual Orozco decidieron seguir en la lucha después de quedar insatisfechas con el pacto. Lo mismo ocurrió con los zapatistas, quienes buscaban la recuperación de sus tierras.

El 21 de mayo de 1911 se pactó la renuncia de Porfirio Díaz.

Madero: espiritista e inexperto

Francisco I. Madero fue electo como presidente en octubre y comenzó su mandato en noviembre. José María Pino Suárez fue su mancuerna. De acuerdo con la historiadora Yolia Tortolero Cervantes, el espiritismo de Madero influyó en sus ideales y manera de gobernar. Las coincidencias entre sus creencias espiritistas y sus propuestas políticas quedan más claras en una carta que envía a su hermano Raúl, Madero asegura que “con educación, energía inquebrantable y un deseo ardiente por el progreso, tanto de la patria como de la sociedad en general, era como los grandes hombres y los libertadores podían salvar a la humanidad y convertirse en sus guías espirituales”.

Madero, para defender su gobierno, puso al frente del ejército a Victoriano Huerta, quien derrotó a los orozquistas y más tarde al propio presidente durante el evento conocido como “la decena trágica”. Victoriano Huerta junto con Félix Díaz (sobrino del expresidente) y el embajador estadounidense Henry Lane Wilson se unieron y de este modo, Madero y Pino Suárez fueron asesinados el 22 de febrero de 1913.

El espiritismo de Madero influyó en sus ideales y manera de gobernar.

Todos contra Huerta

Victoriano Huerta tomó el poder en medio de la transición presidencial de Estados Unidos. El nuevo presidente norteamericano, Woodrow Wilson, promovía los gobiernos democráticos y no estaba de acuerdo con el golpe de Estado que Huerta había dado.

No solo Wilson se interpuso al gobierno de Huerta, al norte del país se gestaba un movimiento de inconformidad generalizada. Los líderes, Francisco Villa en Chihuahua y Venustiano Carranza en el resto de los Estados norteños, estaban preparados para confrontar a Huerta.

En Coahuila se hizo un decreto en el que negaban el gobierno huertista y en 1913, con el Plan de Guadalupe, puso foco en el derrocamiento del entonces presidente y la restauración de la legalidad. Para llevarlo a cabo, Carranza se convirtió en el líder del movimiento constitucionalista y jefe regional.

Woodrow Wilson no estaba de acuerdo con el golpe de Estado que Huerta había dado.

La culminación de la Revolución

El gobierno de Huerta estaba desmoralizado, sin solvencia económica y deudas con Estados Unidos. La marina norteamericana impidió el desembarco de armas que Huerta esperaba de Europa. Huerta aumentó los impuestos, endeudó al país y obligó a los hacendados a cooperar con los gastos del ejército.

Con la toma de la Ciudad de México por los ejércitos de Villa y Carranza, en 1914 derrocaron al gobierno y ejército, y se firmaron los Acuerdos de Teoloyucan. Carranza comenzó su gobierno y por fin, en 1917 pudieron redactar la nueva constitución que buscaba una reorganización nacional completa.

La lucha armada continuó hasta 1920; sin embargo, el fin de la Revolución mexicana se basa en la promulgación de la Constitución y la presidencia de Carranza.

La Revolución se basa en la promulgación de la Constitución y la presidencia de Carranza.

La leyenda del Caudillo del sur

Al centro del país las tropas zapatistas seguían en la lucha agraria por la restitución de las tierras comunales bajo el mando de Emiliano Zapata. Aunque sufrían por la escasez de armas y recursos, el ejército zapatista seguía al pie de la lucha y convirtió a su líder en un héroe de la zona.

Carranza retomó la lucha contra los disidentes y sobre todo, contra las tropas zapatistas. La situación se agravó cuando Emiliano Zapata, también conocido como el Caudillo del sur, dirigió una carta a Carranza en la que criticaba el saqueo de los bancos y la industria; las contribuciones injustas y exorbitantes, y la miseria en la que vivía la gente humilde.

Carranza respondió con el asesinato de Zapata en una emboscada en la hacienda de Chinameca el 10 de abril de 1919. De acuerdo con el secretario zapatista Salvador Reyes, los militares descargaron dos veces sus fusiles y su cuerpo presentaba entre siete y ocho orificios. Al cuerpo lo identificaron el general zapatista Eusebio Jáuregui, jefe de su escolta y un vecino que fue testigo. La noticia corrió y su cadáver se exhibió en Cuautla, pero los pobladores de Morelos aseguraban que no era Zapata quien yacía en el féretro.

Decían, Zapata tenía un lunar y le faltaba un dedo, mientras que el cadáver no tenía la marca de nacimiento y tenía todos los dedos completos, justificaban la historia al decir que el Caudillo del sur había mandado un doble muy parecido a él al encuentro en el que fue asesinado. La desaparición de Zapata se debía a que el revolucionario había huido a Arabia con un primo suyo.

La desaparición de Zapata se debía a que había huido a Arabia.