San Pedro Huamelula, un pueblo de raíces chontales | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Estilo

San Pedro Huamelula, un pueblo de raíces chontales

Este lugar muestra en sus tradiciones y costumbres la hermandad que existía entre las etnias huave y chontal y que sigue conservando


San Pedro Huamelula, un  pueblo de raíces chontales | El Imparcial de Oaxaca
En el templo principal de San Pedro Huamelula se venera a San Pedro Apóstol.

Saliendo de Salina Cruz, por la carretera federal 200 hacia Pinotepa, encontraremos al paso un arco que anuncia el pueblo de San Pedro Huamelula, en él hay diversas cafeterías y restaurantes con un toque casero, en donde cualquier persona, puede hacer una parada para disfrutar de sus alimentos y continuar su viaje.

La festividad de San Pedro Apóstol 

Entre las cosas que se destacan en este lugar están sus costumbres y tradiciones y una muestra son los distintos grupos rituales en donde participan los negros, los pichilingües o turcos, los cristianos, los caballeros, los mareños y las muliatas, que se realizan a lo largo de seis días (del 24 al 29 de Junio), rememorando los acontecimientos acontecidos hace más de 500 años, cuando los españoles llegaron a estas tierras para conquistar y evangelizar a los indígenas. Esta historia la van narrando los chontales mientras en la escena se muestra una confrontación militar entre dos grupos antagónicos y también entre otros grupos rituales.

Una de las fiestas más importantes se realiza el día 29 de junio, venerando San Pedro Apóstol. Durante esta celebración los danzantes son dirigidos por dos capitanes adultos. Los negros, que son alrededor de 12 danzantes entre niños y jóvenes, comienzan a recolectar dinero de casa en casa por las calles de la población, mientras bailan gustosos al son de un tambor con su “Bonifacia”, una muñeca de madera sin brazos con un vestido color blanco, por todo el pueblo deteniendo a los transeúntes para que se unan a la algarabía y bailen con esta muñeca, cobrándoles después por haber bailado con ella. El recorrido culmina al atardecer, cuando los negros deciden hacer una visita a su santo patrono en la iglesia que sobresale imponente en la cima de un cerro.

“El casamiento de una lagarta”

Una de las costumbres que más llaman la atención es el “casamiento de una lagarta”, con el presidente municipal. La lagarta es vestida de blanco, simulando un traje de novia, con ramos de flores sujetos a su cabeza, su significado, se dice, es la relación simbólica entre el hombre y la naturaleza. Este evento se realiza durante las fiestas patronales, a esta lagarta se le llama como: “La princesa lagarto” o “Niña princesa” y es un símbolo en el mundo indígena que representa a San Mateo del Mar, hija del reino huave, que es ofrecida en matrimonio al señor principal del pueblo chontal de San Pedro Huamelula, en este caso el presidente municipal de este municipio.

Antes de la “boda”, la lagarta es bautizada en el templo de San Pedro Apóstol por los ancianos principales, despojándola de toda su bestialidad para luego ser cargada por el capitán de la comparsa de mareños, quienes recorren la comunidad, mientras una banda de música tradicional va acompañando a toda la comitiva.

A la “niña lagarto” la pasean por el pueblo, baila supuestamente con todos los habitantes de forma simbólica, al compás de las piezas musicales y es la “invitada de honor” que cierra las fiestas patronales de San Pedro Apóstol para pedir buenas cosechas, buena vida y benévolas lluvias en el pueblo.

A la vez que se hace este recorrido, cinco grupos dancísticos también van bailando en el pueblo son: las mulatas, los negros, los turcos, los huaves y los guardianes.  Antes de que “la princesa” ingrese al palacio municipal, dos ancianos lanzan sus atarrayas de pesca, a los cuatro puntos cardinales, pidiendo la bendición y el permiso para ofrecer en matrimonio a la princesa.

El presidente municipal le da un beso a la lagarto, sellando así la unión, para después bailar con ella, cumpliendo con el ritual de fertilidad. Se dice que esta boda es una relación simbólica entre el hombre y la naturaleza, además de un recordatorio de la hermandad que existía entre las etnias huave y chontal. Siendo esta tradición que ha llamado la atención de diversos investigadores y medios nacionales e internacionales, ya que este lugar tiene una historia muy profunda, que es de suma importancia para quienes son amantes de la historia y la cultura.

Un joven que dedica

su vida al turismo

Jair Flores nació en la Ciudad de Puebla de Zaragoza, y a pesar de que nació en nuestro Estado vecino, su pasión es trabajar para la promoción de los destinos de la Costa oaxaqueña, los cuáles los conoce perfectamente, pero no solo como turista, sino también porque ha dedicado muchos años de su vida a dirigir negocios de la industria turística.

Como licenciado en Gastronomía, su área estaba enfocada al turismo, por lo que en el año 2006, después de ya haber concluido la carrera profesional, su servicio social y sus practicas profesionales, Jair Flores decidió emprender el viaje a Huatulco, con grandes ilusiones de poner en práctica sus conocimientos, siendo su alto sentido de responsabilidad y su carisma, que convencieron a los dueños de un restaurante, ubicado a la orilla de la playa de Santa Cruz Huatulco, para que él lo dirigiera e iniciara uno de varios proyectos que han seguido, los cuáles le ha tocado a él desarrollar junto con los propietarios.

Durante ya casi quince años con el mismo grupo empresarial, Jair Flores ha organizado una diversidad de eventos para lograr la promoción de los destinos turísticos de la Costa, lo cual le ha valido para tener un reconocimiento de parte de los empresarios de la industria turística, así como de los diferentes niveles de gobierno, ya que tiene un gran carisma y amor al trabajo, realizando también mucha labor social, sin ningún afán de protagonismo, ni interés por cargos políticos, sino por una auténtica forma de apoyar a los demás y ver por el bien común.

Es Jair Jonathan Flores García, un gran ejemplo de brindar todo lo mejor de un ser humano, para que el mundo esté mejor, desde cada una de nuestras áreas de responsabilidad, ganándose el cariño de las asociaciones que abarcan los diferentes sectores económicos.

Jair Flores nos proporciona sus redes sociales, Facebook: Jair Flores y su Whatsapp: 9581132869 en donde está siempre atento.

Este día “La Princesa Lagarto” es vestida de novia.
Los danzantes acuden al altar para luego iniciar su recorrido.
Mujeres con trajes regionales realizan recorrido por las calles principales en San Pedro Huamelula.
San Pedro Huamelula pertenece a la región del Istmo de Tehuantepec.
Jair Jonathan Flores trabaja para la promoción de los destinos de la Costa oaxaqueña.