Ernesto & Meaghan unen sus vidas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Estilo

Ernesto & Meaghan unen sus vidas

Los enamorados proclamaron su amor ante Dios y ante sus seres queridos para convertirse en un nuevo matrimonio


Ernesto & Meaghan unen sus vidas | El Imparcial de Oaxaca
Edgardo Aguilar y Martina Escobar estuvieron radiantes por la boda de su hijo.

Muy enamorados, Ernesto y Meaghan llegaron al altar del templo de Santo Domingo de Guzmán el fin de semana pasado, acompañados de sus familiares más cercanos para unirse en matrimonio y formar una nueva familia.
Por esta ocasión, Ernesto recibió la bendición de sus padres Edgardo Aguilar Morales y Martina Escobar Montero, mientras que los padres de Meaghan, Francis John McDonnell y Ann Louise McDonnell expresaron sus mejores deseos para que esta unión sea perdurable.

Durante la ceremonia religiosa lo novios realizaron sus votos matrimoniales para consolidar una nueva unión basada en el amor y respeto mutuo. Por su parte, el sacerdote Alejandro Rodríguez bendijo la unión y presentó ante la sociedad al nuevo matrimonio.

Al finalizar el acto religioso, en el atrio del templo, los allegados del nuevo matrimonio se reunieron para expresar sus mejores deseos y participar de una tradicional calenda que recorrió el andador turístico en medio de una gran alegría, música y baile.

Posteriormente, el festejo continuó en el Jardín Dionysus de esta ciudad, a donde previa prueba Covid, los invitados disfrutaron de una maravillosa fiesta siguiendo las medidas necesarias para cumplir con los protocolos de salud en el lugar.

Si algo distinguió a esta emotiva boda fue el calor y el cariño que los asistentes brindaron a la pareja y que se sintió en cada momento de esta velada.
¡Muchas felicidades al nuevo matrimonio!

Familiares de ambos fueron testigos de esta unión matrimonial.
Ante Dios, los novios no pudieron ser más felices.