Kendrick Lamar sorprendió en su regreso con un video deepfake donde se transforma en OJ Simpson, Kanye West y Will Smith | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

Kendrick Lamar sorprendió en su regreso con un video deepfake donde se transforma en OJ Simpson, Kanye West y Will Smith

El rapero Lanzó “The Heart Part 5″ tras cuatro años sin estrenar nuevas canciones, el primer anticipo de su álbum Mr. Morale and the Big Steppers que se estrena el viernes


Kendrick Lamar sorprendió en su regreso con un video deepfake donde se transforma en OJ Simpson, Kanye West y Will Smith | El Imparcial de Oaxaca

Kendrick Lamar ha vuelto. Después de cuatro años sin lanzar sencillo nuevo y cinco desde que presentó su aclamado álbum DAMN.., que le valió ser el primer rapero en ganar un Premio Pulitzer, el originario de Compton, California, estrenó un video en el que utiliza la tecnología deepfake para contar, desde la perspectiva de icónicos hombres negros estadounidenses, cómo la cultura de la América Negra inside en la vida de los propios afroamericanos, reciclando injusticias y estructuras sociales diseñadas para oprimirlos.

El sencillo de Lamar es la quinta entrega de su saga “The Heart”, la cual inició en 2010, y que suele preceder el lanzamiento de su siguiente larga duración, aunque rara vez esta canción se alinea con la propuesta musical y lírica del álbum que anuncia.

En un momento encarna al actor Jussie Smollett.En un momento encarna al actor Jussie Smollett.

En “The Heart Part 5″, el rapero de 34 años no abandona su línea de las preguntas difíciles, las cuales pretenden exponer las contradicciones de la llamada “cultura negra” en Estados Unidos, argumentando cómo generaciones de racismo institucionalizado han afectado a las comunidades afro del país.

“In the land where hurt people hurt more people / Fuck calling it culture” (“En la tierra donde las personas heridas hieren a más personas / A la mierda llamándolo cultura”), rapea Kendrick con una honestidad visceral que pasa al tablero no solo la normalización de la violencia por parte del Estado sino entre los propios afroamericanos.

Una de las apariciones más controversiales es la de OJ Simpson.Una de las apariciones más controversiales es la de OJ Simpson.

Kendrick abre su corazón y pide replantear la forma en la que se habla y piensa la “América negra”, satirizando sus complejidades, problemas sociales y circunstancias.

“Somebody called, said your lil’ nephew was shot down, the culture’s involved” (“Alguien llamó, dijo que tu pequeño sobrino fue derribado, la cultura está involucrada”), critica mordaz y sarcásticamente en otra línea.

Para el segundo verso, el video que acompaña la canción, el cual muestra a un Kendrick Lamar con una camiseta blanca y una pañoleta negra en el cuello rapeando frente a un fondo rojo, comienza a implementar el deepfake para transformar al rapero de Compton en famosos hombres negros que han sido criticados por sus acciones, en una apuesta controversial pero que resalta la empatía que destila el artista en cada una de sus rimas. Por algo, una cita: “I am. All of us” (“Yo soy. Todos nosotros”); comienza el video.

Kendrick Lamar con la cara de Kobe BryantKendrick Lamar con la cara de Kobe Bryant

La primera transformación es en OJ Simpson, la infame estrella del Fútbol Americano que fue acusado de asesinar a su familia en un polémico e icónico caso que todavía divide a la sociedad estadounidense.

“I said I’d do this for my culture. To let y’all know what a nigga look like in a bulletproof Rover” (“Dije que haría esto por mi cultura. Para que todos sepan cómo se ve un negro en un Rover a prueba de balas”), dice Kendrik con la cara de Simpson.

Luego, en un verso donde habla sobre el trastorno bipolar, muta de nuevo y toma el rostro del también rapero Kanye West. Y en otro momento adopta la cara de Will Smith para hacer referencia a lo ocurrido en la ceremonia de los Oscar donde el actor le dio un bofetón al comediante Chris Rock, repitiendo la frase “Look what I done for you” (“Mira lo que hice por ti”).

Con la cara de Will Smith repite la línea del coro que dice:  “Look what I done for you” (“Mira lo que hice por ti”).Con la cara de Will Smith repite la línea del coro que dice: “Look what I done for you” (“Mira lo que hice por ti”).

A lo largo del videoclip Lamar también intercambia su cara con la del actor Jussie Smollett, condenado a prisión por inventar un supuesto ataque homofóbico, a la difunta estrella de los Lakers, Kobe Bryant, que protagonizó en vida un escándalo de presunto abuso sexual a una menor, y a Nipsey Hussle, un rapero de Los Ángeles asesinado a tiros en 2019.

Sobre este último hay un énfasis. Lamar se refiere al dolor que le causó su muerte al inicio de la pista, con una línea que dice: “Sam, I’ll be watching over you” (Sam, te estaré cuidando”), la cual parece aludir al hermano mayor de Hussle.

Cuando habla sobre trastorno bipolar se transforma en Kanye West.Cuando habla sobre trastorno bipolar se transforma en Kanye West.

En el verso final, Kendrick adopta la perspectiva del difunto Hussle, afirmando que está en el cielo, perdonando a su asesino y hablando con satisfacción sobre lo que logró cuando estaba vivo. La decisión artística, que alguno podría catalogar como emocionalmente manipuladora o poco ética, se sostiene en el respeto y admiración que el rapero de Compton ha expresado por su colega difunto en el pasado. Además, el verso se siente fiel al discurso de un rapero que se ha dedicado a mejorar su comunidad a través de proyectos de regeneración y oportunidades comerciales.

You can’t help the world until you help yourself” (“No puedes ayudar al mundo hasta que te ayudes a ti mismo”), dice Lamar como Hussle, una frase que se corresponde completamente con el credo del propio artista.

También personificó al difunto rapero Nipsey Hussle, quien murió a tiros en 2019.También personificó al difunto rapero Nipsey Hussle, quien murió a tiros en 2019.

En últimas, este nuevo sencillo de Kendrick Lamar es un peldaño más que consolida al rapero en su estatus de leyenda, el cual comparte con históricos exponentes del género. Con él, Kendrick no solo sigue construyendo su serie “Heart”, y agregando nuevos elementos a una narrativa de resiliencia, responsabilidad y resistencia, con la que ha impactado dentro de la “cultura negra”, que tanto alaba y critica a tiempo, sino que prepara el camino para que este viernes llegue Mr. Morale and the Big Steppers, su tan esperado quinto álbum de estudio.


 

Relacionadas: