Dakota Fanning, ángel lleno de talento
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

Dakota Fanning, ángel lleno de talento

En entrevista, la actriz cuenta cómo ha sido representar a una mujer en el Nueva York de hace 100 años en The Alienist: The Angel of Darkness


Dakota Fanning, ángel lleno de talento | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Aunque el virus de la pandemia “enfermó” a la industria del cine, las plataformas de streaming y la TV de cable se convirtieron en la mejor cura para el mundo del espectáculo. El lanzamiento de HBO MAX es el mejor ejemplo, aprovechando la fama de Dakota Fanning, para presentar la serie The Alienist al mismo tiempo que estrenan la segunda temporada The Angel of Darkness.

¿Si tu vida fuera una serie, cuál sería el mejor principio?

A los cinco años y medio, cuando alguien me descubrió, saliendo de un show de moda. Era un teatro donde había que pagar para hacer una obra de teatro, los fines de semana, en Georgia. La encargada de una agencia le había recomendado a mi mamá que fuéramos a Los Ángeles y nos vinimos a California. Teníamos un apartamento pequeñísimo, donde vivimos incluso los primeros tres años, sin volver a Georgia. Fue una locura… pero así conseguí mi primer trabajo en una publicidad del detergente Tide.

¿Qué tan diferente fue crecer en un estudio de cine?

Al principio estudiaba sola, en casa, pero también tenía una profesora de piano y tomaba clases grupales que me encantaban. Y así fue como empecé a tener más amigos, siempre sentados cerca de un piano.

¿Con quién soñabas con trabajar en aquel entonces?

Con Jodie Foster y Holly Hunter. Con Jodie nos cruzamos una vez y me hubiera encantado interpretar a su hija en alguna producción de cine.

¿Lo bueno y lo malo de la actuación?

Lo mejor supongo que es conocer gente de talento, en los mejores lugares. Y lo malo es que después de conocer íntimamente tanta gente, por tanto tiempo, al final de un rodaje todo se termina y nunca más nos volvemos a ver.

¿Hay algo a lo que todavía no te acostumbras con tanta fama?

Siempre es extraño ver mi cara en la portada de una revista. No creo que tampoco pueda acostumbrarme a verme en una pantalla de cine donde mi nariz tiene tres metros de ancho.

Con el apodo de Kota y el verdadero nombre de Hannah Dakota Fanning, nació el 23 de febrero de 1994 en la ciudad de Conyers, en el estado de Georgia, donde también nació su otra hermana famosa, Elle Fanning. La madre, Heather Joy Arrington, era jugadora profesional de tenis y por un tiempo imaginó que sus hijas iban a seguir sus pasos, hasta que se dio cuenta que ellas disfrutaban más los momentos en que jugaban a actuar, solas, en casa.

Después de subir al escenario de un desconocido teatro local, fueron los dueños quienes recomendaron a Dakota a la encargada de una agencia que les recomendó que probaran suerte en Hollywood. La idea original era pasar apenas seis semanas, pero Dakota consiguió trabajo en la primera prueba de audición donde fue seleccionada para aquella primera publicidad de Tide.

La mudanza a Los Ángeles terminó siendo definitiva, cuando llegó la oportunidad de debutar en el cine con Tomcats, para llamar la atención cuando al lado de Sean Penn y Michelle Pfeiffer interpretó el rol de la niña Lucy en I Am Sam (para las escenas de llanto imaginó que su pececito Flounder se moría), convirtiéndose en la actriz más joven nominada al premio SAG del Sindicato de Actores como Mejor Actriz Secundaria.

Ni siquiera llegaba al micrófono cuando por la misma película fue a recibir el premio de la Asociación de Críticos de Cine. Al año siguiente, ya estaba trabajando con Steven Spielberg en la serie de TV Taken, en la que incluso terminó siendo la narradora de los 10 capítulos antes de volver a trabajar juntos en La guerra de los mundos con Tom Cruise.

Manteniendo la humildad de los grandes, a pesar de la fama, dejó de estudiar en casa para ir a una escuela secundaria, en el 2007, como una alumna normal. Apenas un año antes, la Academia de Hollywood la había adoptado como el miembro más joven para votar al Oscar.

Pero ella seguía siendo una adolescente tan normal que aprovechaba el tiempo libre dentro de un camerino, tejiéndole bufandas a Robert De Niro, Denzel Washington, Steven Spielberg y Tom Cruise. Claro que Tom ya le había regalado el primer teléfono celular, cuando Dakota cumplió 11 años, aunque nada se compara con el caballo que le regaló Kurt Russell después de filmar juntos Persiguiendo un sueño.

Con su hermana Ellen trabajó en I Am Sam y la serie Taken, para las diferentes escenas donde tenía que aparecer más joven, pero nunca compartieron una misma escena en la pantalla del cine, con la excepción del dibujo animado My neighbor Totoro,  donde sólo se les escucha la voz en el personaje de las hermanas.

Dakota también es íntima amiga de Kristen Stewart desde que filmaron juntas The Runaways y las últimas versiones de Crepúsculo. Y siendo una de las jóvenes más famosas del cine, resultó una gran sorpresa cuando aceptó el desafío de cruzar al mundo de las series de TV con The Alienist.

¿Cómo es que una estrella de cine tan famosa decide dar un paso al costado, para entrar en el mundo de las series de TV que ahora forman parte de la nueva plataforma de HBO Max?

Es que aunque sea una serie, yo siento que la forma en que está filmada se siente tal cual como el cine, con las luces y el trabajo de cámaras. Incluso más allá de los escenarios tan brutales, entre tantos crímenes, a mí me parece todo muy hermoso.

¿Es cierto que se suponía que The Alienist iba a tener una única temporada como serie, antes de volver ahora con una nueva versión?

Bueno, The Alienist era una serie limitada, porque está basada en un libro que tenía un final. Eso es lo que hicimos. Pero a todos nos encantó nuestros personajes y no dudamos en volver cuando surgió la idea de filmar una segunda temporada.

¿Cómo definirías tu personaje con tus propias palabras?

Se llama Sara Howard y represento a la primera mujer que ocupó un lugar en el Departamento de la Policía de Nueva York. Ella es la secretaria del Comisionado de la Policía que en ese entonces era Teodoro Roosevelt, antes de ser Presidente de Estados Unidos. Pero en el principio de la historia yo aspiraba a ser mucho más que una secretaria, quería ser detective femenina.

¿Entonces tu personaje existió de verdad?

Históricamente es una mujer de verdad. Sí, fue la primera mujer que trabajó en un departamento de policía en Nueva York. No es un personaje ficticio. Pero yo tampoco investigué demasiado porque quise mantenerla como una persona imaginaria.

¿Qué tanta verdad muestran en el estilo de la vida de Nueva York, 100 años atrás?

La serie, en cierta forma, resalta la brutalidad que solía haber en Nueva York en la época en que llegaba gente de otros países, tratando de buscar una forma de vida, mucho antes de cualquier prejuicio o discriminación entre diferentes clases sociales. Por ahí pasa también tanto misterio entre la historia de un crimen.

¿Y cómo representas a la mujer de Nueva York en una época donde ni siquiera les permitían votar?

Mostramos pequeños detalles como por ejemplo la ropa que tuve que usar, era la ropa que usaba la mujer en aquel entonces, no te permitía mover con total libertad. Y es algo que se siente en el cuerpo, la restricción total, que se muestra también en la falta de expresión facial de la mujer. Lo bueno de Sara es que no hay nada que la detenga y son otras personas las que tratan retenerla. Se desafía constantemente, a cualquier precio y es algo que quisimos mostrar, enfrentando bloqueos masivos por el mundo en que se vivía en esos tiempos.

¿La revolución femenina de Hollywood a partir del movimiento #MeToo ayuda a mostrar con la serie que hace más de 100 años buscabann la igualdad entre el hombre y la mujer?

Supongo que es importante mostrar personajes de mujeres fuertes, siempre, en todo momento.  Pero en la historia de la serie también tiene sentido, porque es muy original ver una mujer de carácter en aquel entonces, durante una época en que la mujer no podía hacer muchas cosas, en la sociedad. Y siento que no hay tantas historias de mujeres atravesando techos de vidrio. Y mi personaje es un buen ejemplo.

Pero también siento que es importante que las nuevas generaciones de hoy conozcan cómo se vivía en el pasado.

Y con la historia de Sara pudimos mostrar las adversidades que ella enfrenta frente a los hombres, en el trabajo. Y es algo que hoy sigue resonando en la gente.


 

Relacionadas: