Keyla Mejía: de Guns N’ Roses a Leo Brouwer | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

Keyla Mejía: de Guns N’ Roses a Leo Brouwer

En su primer disco de estudio, la intérprete oaxaqueña concreta unproyecto ideado como universitaria, y que se desprende de una carrera inspirada enel rock


  • Keyla Mejía: de Guns N’ Roses a Leo Brouwer
  • Keyla Mejía: de Guns N’ Roses a Leo Brouwer

A Keyla Mejía le gusta terminar sus recitales con el tema Paisaje cubano con campanas, de Leo Brouwer. Ella piensa que la pieza, de la que se cuenta que el autor se inspiró en un carillón mientras estaba en Ámsterdam, crea una atmósfera muy especial. “El propio ritmo te va llevando e introduciendo en la obra y en el momento en que menos te das cuenta, estás escuchando campanas, aunque yo ya dejé de tocar”.

Pero para que llegara a la fascinación por obras como estas, fue necesario que primero se interesara en la música clásica. La oaxaqueña (1989) confiesa que esta le parecía muy aburrida.Le gustaba la música, claro, pero solo el hard rock de la banda estadounidense Gunns N’ Roses o la propuesta de heavy metal de la británica Iron Maiden.En la secundaria su motivación por tocar guitarra tuvo que ver con ello.

Y aunque desde siempre pensó que se dedicaría a la medicina, fue en la preparatoria donde esto comenzó a cambiar. Debía tomar una clase que no era tan opcional como se presumía; eso la condujo a una de guitarra popular. Así, sin instrumentoni nociones básicas, entró a la clasey a base de tanta insistencia logró que sus padres le compraran la guitarra.

Esos fueron los inicios de Keyla en la música, quien ante el avance fue motivada a seguir en la Casa de la Cultura Oaxaqueña, en donde solo encontró espacio para guitarra clásica. La idea de lo clásico, reitera, no le agradaba. Fue su hermana quien la convenció, con engaños, de que la tomara, pues así conseguiría avanzar e incluso tener las habilidades de Slash (Guns N’ Roses).

El aburrimiento, sin embargo, se mantenía y logró ser disipado por la ejecución de un joven que llegó a la clase de la preparatoria y tocó Asturias, de Isaac Albéniz. Fascinada con el tema, preguntó de qué se trataba y este le contestó que era guitarra clásica. Ella, por su parte, quiso aprender a tocar la pieza.
“Al final nunca aprendí esa obra, pero fue el parte aguas para que realmente me interesara en la guitarra clásica”, relata quien empeñada en ello y en su desarrollada vocación por la música abandonó la idea de la medicina.

Sus padres no estaban de acuerdo con ello, y sin embargo quedaron convencidos luego de que aprobara dos exámenes en escuelas prestigiosas del país, por una de las cuales se decidió, la Universidad Veracruzana.

Así se ha forjado la trayectoria de Keyla, quien luego de sus estudios y presentaciones por ciudades de Estados Unidos y en Oaxaca, además de ser parte de ensambles, volvió a su estado para concretar su primer disco de estudio: Visiones.

Lanzado en agosto de 2019, el álbum contiene nueve temas de autores como Leo Brouwer. La idea era que fueran solo compositores latinoamericanos, entre ellos Antonio Restucci (Chile), Manuel M. Ponce (mexicano) y Leo Brouwer (Cuba), pero después se abrió más al mundo de la guitarra clásica, con el italiano Luigi Legnani. Es a partir de la obra de este con la que se hizo la portada del álbum.

En el disco, la egresada de artes y música, de la que se especializó en guitarra clásica, además de estudiar historia del arte, aborda las creaciones de autores inspirados para sus temas en vivencias o imágenes visuales que les generó el contacto con la naturaleza o su entorno.

Para el álbum, Keyla acudió a su interés por incluir otras disciplinas como las artes visuales y la literatura. La artista visual Nahiely Bracamontes colaboró con las pinturas que se incluyen en el material y que aluden a las composiciones, su historia y contextos. Roberto Méndez es el responsable de los poemas, hechos a partir de la experiencia y sensaciones que producen los temas.

Pero así como los compositores se basaron en la naturaleza para crear una tema y con ellos una atmósfera, el momento en que Keyla las interpreta abarca no solo cuestiones técnicas, sino con imaginar y sentir la pieza, el introducirse como el público en la atmósfera de esas composiciones.

“Visiones está basado en cómo ellos lograron crearuna atmósfera a través de sonidos, de ciertas imágenes”, como Luigi Legnani, quien se inspiró a su vez en la música de Niccolò Paganini, “y Paganini se basaba en los sonidos de las aves, por eso su música era virtuosa”.

La difusión de autores vivos

Para sus próximos proyectos, la guitarrista confía en trabajar con obra poco conocida de autores mexicanos vivos, pues considera que existe mucho talento, no solo en el ámbito de la guitarra. Además de seguir incluyendo la obra de artistas visuales, con quienes se puede mantener el diálogo entre la música y otras artes.

“En la academia nos enseñan el repertorio del mundo, pero cuando terminas tú tratas de buscar tu esencia, quién eres. Y para mí es muy importante dar a conocer a autores que todavía no se escuchan. La ventaja con el concertismo es que cruzas continentes y que así la gente conozca lo que existe en México, en Oaxaca, en donde hay mucha producción, pero muchas veces se queda únicamente aquí”.

Esa vuelta a su esencia, explica, ha tenido que reconocer lo que implica la educación, como la que recibió en la Universidad Veracruzana y la llevó, con una beca, a la Universidad de Hartford, en Estados Unidos. “Hay que reconocer que existen excelentes compositores en Europa, pero en los últimos años ha habido un boom en otras partes como México y creo que muchos artistas ya se están dando cuenta que tenemos potencial y que tenemos que darlo a conocer”.
En su caso, el percatarse de esto también tiene que ver con el alejarse de su terruño y estudiar historia del arte. Así pudo apreciar con “otros ojos” lo que tiene su estado natal, y “lo empiezas a valorar”.

Keyla, que hace cuatro años logró ver en vivo a Guns N’ Roses, dice que aunque esa experiencia fue el cierre de un ciclo es la base que la llevó a tocar un instrumento que cambió su vida para bien. “Mi vida no hubiese sido la misma si no hubiera tenido el arte de esta forma, me hace apreciar desde lo más sencillo hasta lo más ostentoso, me hace apreciar lo simple, y eso es una belleza en un mundo capitalista”.


 

Relacionadas: