“La televisión tiene que adaptarse”: Diana Bracho | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

“La televisión tiene que adaptarse”: Diana Bracho

Para la actriz mexicana los formatos de consumo y la actualidad, lo mismo que el público, demandan abordar temas e historias más cercanas a la realidad


“La televisión tiene que adaptarse”: Diana Bracho | El Imparcial de Oaxaca

Su trayectoria en la televisión y el cine data de varias décadas, lo que ha hecho que la primera actriz Diana Bracho vea en los melodramas la necesidad de abordar historias más cercanas a las historias de las personas. Para quien interpreta a Blanca en la telenovela Mi marido tiene más familia, “la televisión ha cambiado radicalmente y la gente ya no se traga las historias rosas de la pobre que se enamora del rico”, pues no le dicen nada.

“Como actores y seres humanos tenemos que irnos adecuando a las cosas nuevas”, cuenta quien ante las formas de consumo actuales ve un reto muy interesante al cual no hay que tenerle miedo, sino verlos como oportunidades para crecer.

La actriz que dio vida a Leonora Navarro en la telenovela Cuna de lobos a eso, siendo este uno de sus personajes más recordados, participa ahora en el melodrama producido por Juan Osorio, en el papel de una panadera que sufre por la desaparición de su hijo hace 34 años, y que sin embargo no pierde la esperanza en hallarlo.

En temas como este, Bracho ve un mosaico de posibilidades para conectar con los públicos y con cada familia que ve el melodrama situado en Oaxaca. Además de que Blanca, el personaje al que da vida, es uno al que ama y que como actriz le ha exigido e inyectado vida, en medio de una amplia trayectoria en la pantalla.

En el melodrama, también identifica muchos temas, personajes y formas de aproximarse a esas realidades, lo que denota un cambio en las propuestas. Por ejemplo, la vejez, que se aborda “en un país donde se habla muy poco de los viejos, donde se habla muy poco de la decadencia, del Alzheimer, del abandono”.

Infancia, adolescencia, el papel de la mamá-suegra, la dificultad de crecer, el ser mujer, la paternidad y maternidad sin parejas, así como las relaciones familiares y la homosexualidad, son otros de los tópicos que la actriz destaca en esta producción, y con los que está segura de que cada familia que lo ve se identifica.

“Creo que tocamos temas sensibles; todos con mucho respeto, no hay amarillismo”, apunta respecto a esta historia que es el logro de todo un equipo encabezado por Juan Osorio, de “los escritores que son maravillosos, de nuestros directores, que son grandes directores, y desde luego todo el elenco que es fantástico, muy completo y profesional, todos buenos actores, buenos compañeros”.