Buenas noticias para Latinoamérica, la FMI aumenta expectativa de crecimiento del PIB en 2021 | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Economía

Buenas noticias para Latinoamérica, la FMI aumenta expectativa de crecimiento del PIB en 2021

Los países de Latinoamérica crecerán en conjunto 6.3% en 2021 gracias al veloz aumento de los precios de las materias primas que apuntalan sus exportaciones


Buenas noticias para Latinoamérica, la FMI aumenta expectativa de crecimiento del PIB en 2021 | El Imparcial de Oaxaca
Imagen: Internet

Latinoamérica crecerá más de lo esperado en 2021; los países de la región en conjunto crecerán 6.3%, de acuerdo con el informe semestral Perspectivas Económicas Mundiales (WEO) del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Una de las principales razones de ajustar al alza 0.5% por parte del FMI es por el veloz aumento de los precios de las materias primas que apuntalan sus exportaciones. Esto a pesar del ajuste a la baja de 0.1 porcentuales para dos de las grandes economías de las región, México y Brasil.

El FMI prevé que Brasil se expandirá en 5,2% en 2021 y 1,5% en 2022, en medio de un rápido ciclo de ajustes de condiciones monetarias para controlar la inflación. Por su parte, México, que suele reflejar en buena parte los trastornos de su principal socio comercial, Estados Unidos, se expandirá un 6,2% este año y un 4% en 2022.

2022: presiones inflacionarias y disparidad

A nivel global, el Fondo recortó el martes la proyección de crecimiento al 5,9% en 2021 y espera una expansión de 4,9% en 2022, ante el menor impulso de grandes economías que presentan dificultades en sus cadenas de suministros y encaran una inflación elevada.

El FMI advirtió sobre la disparidad que sigue gestándose en la recuperación económica de la región, marcada por divergencias en las campañas de vacunación del COVID-19 y en el uso de apoyos monetarios desde los bancos centrales.

“Las economías emergentes y en desarrollo, que afrontan condiciones financieras más ajustadas y mayor riesgo de desanclaje de las expectativas inflacionarias, están retirando su respaldo monetario más rápidamente a pesar de los declives importantes en producción”, se mencionó en el reporte.

En su informe, el FMI destacó el aumento de su índice de referencia de insumos industriales, en particular el cobre, cuya demanda se fortalecerá más a medida que se produzca el cambio al uso de energías más limpias, si bien la trayectoria actual sigue siendo dependiente de las compras de Asia.

Entre otros obstáculos, el FMI indicó que las economías en desarrollo “tendrán presiones inflacionarias que persistirán debido a los elevados precios de los alimentos, de la energía y a una depreciación cambiaria que subirá los precios de los bienes importados”.


 

Relacionadas: