3 lecciones de negocios para emprendedores por parte de Guillermo del Toro | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Economía

3 lecciones de negocios para emprendedores por parte de Guillermo del Toro

Guillermo del Toro es uno de los directores más importantes y talentosos de México y el mundo


3 lecciones de negocios para emprendedores por parte de Guillermo del Toro | El Imparcial de Oaxaca
Imagen: Internet

Guillermo del Toro es uno de los directores más importantes y talentosos, no sólo de México, sino, en el mundo. En su carrera, ha logrado ganar dos premios Oscar en la categoría de Mejor Director y Mejor Película, por la cinta La Forma del Agua en 2018.

De acuerdo con el libro “Guillermo del Toro: su cine, su vida y sus monstruos”, de Leonardo García Tsao, el cineasta de Guadalajara, nació en una familia de clase media, que, por azares del destino, se ganó la lotería.

Gracias a este hecho, los padres de Del Toro, compraron una cámara super 8, con la que, desde niño, comenzó a filmar pequeños cortos de monstruos hechos con plastilina.

A lo largo de su carrera, Guillermo del Toro ha demostrado, que no sólo es necesario ser buen director, también, es indispensable convertirse en un hombre de negocios.

A continuación, presentamos 3 lecciones de negocios que puedes aprender del director mexicano.

1. Regresa siempre algo a la comunidad

Guillermo del Toro ha entendido a la perfección cómo funciona el ecosistema de emprendedores. Es por esto que no olvida a la comunidad de directores y futuros directores mexicanos, y siempre ofrece becas, charlas y hasta clases de cine gratis.

El director mexicano siempre está en contacto con los estudiantes de cine, para ayudar, en la medida de lo posible. En ocasiones, los jóvenes le llevan guiones para que los revise y les dé retroalimentación.

Cuando hay creadores que necesitan apoyo económico para levantar un proyecto, Del Toro invierte en ellos, o brinda las facilidades para que otros posibles inversionistas se involucren.

2. El presupuesto es un estado mental

Para la filmación de La Forma del Agua, tuvo que hacer de todo para que el presupuesto le rindiera y saliera como él quería.

La filmación se convirtió en una pesadilla, pues el presupuesto que obtuvo fue de 19.5 millones de dólares, pero quería que se viera como una película de 60 millones.

Con este dinero, tenía que armar sets de gran tamaño, generar efectos especiales, y, sobre todo, hacer que el maquillaje de la criatura se viera realista.

3. Lo que aprendió del fracaso con La Cumbre Escarlata

Cuando filmó La Cumbre Escarlata, los estudios le dieron un 50 millones de dólares para filmar. Dado el volumen de la inversión, se determinó promocionarla como una película de terror, para que alcanzara a la mayor cantidad de público posible.

Sin embargo, Del Toro señala que esto dañó, de manera profunda, el contacto que el público tuvo con la cinta. Los espectadores esperaban un largometraje de terror, y lo que en realidad vieron era una película de romance gótico. De ahí, la decepción y la baja recaudación.

Al tener en puerta La Forma del Agua, se planteó corregir esta situación y dijo: “Voy a hacer una película con el presupuesto que se necesite, para que se venda cómo lo que es”.


 

Relacionadas: