Las huellas que dejó la tormenta Beatriz en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Las huellas que dejó la tormenta Beatriz en Oaxaca

La destrucción que causó Beatriz se mantiene intacta; humildes viviendas con daños y un auto entre el lodo, son los estragos del meteoro


Las huellas que dejó la tormenta Beatriz en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Una treintena de familias de esta colonia del municipio de San Pedro Pochutla, lo perdieron todo; ha pasado una semana desde que Beatriz tocó tierra en costas oaxaqueñas y los afectados siguen esperando ayuda.

La colonia La Cascada está localizada a escasos metros de la Playa del Amor, lugar reconocido a nivel internacional porque se practica el nudismo; después del paso de Beatriz, los damnificados viven entre el lodo y sin energía eléctrica.

Dos casas quedaron totalmente devastadas por los fuertes vientos y las lluvias torrenciales que llegaron el jueves 1 de junio a esta parte de la costa oaxaqueña, a pesar de que una de las construcciones estaba hecha con piedras y cemento, la furia de Beatriz se lo llevó todo.

“Mis vecinos se fueron, vienen solamente a ver este lugar de día porque perdieron su casita”, contó Teófilo José Martínez.
Las familias que tienen 30 años viviendo en esta zona, compararon la cantidad de agua que dejó Beatriz con la afectación que provocó el huracán Ernesto que impactó en el año 2012.

Vecinos de lugar refieren que la lluvia inició desde la tarde del jueves 1 y durante la noche arreció.

“Nosotros decidimos salir antes de que anocheciera para no estar en la madrugada, porque el cielo estaba muy cargado de agua”, dijo a su vez, Felipe Jiménez, quien perdió su vivienda hecha de lámina y palma.

Por esta colonia atraviesa un arroyo el cual ahora está lleno de agua, se ensanchó e inundó las viviendas de los moradores, quienes durante décadas con base en esfuerzos construyeron su patrimonio.

Ayer por la tarde, las familias estaban viviendo en medio del lodo y aunque la maquinaria había comenzado a retirar los árboles, la arena y el agua impedían el paso de unidades de motor.

Entre la arena, el lodo y palmeras se observa un vehículo color azul que quedó sepultado; sus dueños decidieron salir de la zona sin sus pertenencias.

La historia de Teófilo

Teófilo José tiene dos hijos de 12 y 10 años y un nieto. Por la madrugada del viernes 2 de junio, decidieron salir de su casa porque ya se había inundado. Sintieron miedo de morir porque “el agua es traicionera y te agarra en la noche y no te da tiempo de nada”, expresaron.

“Mire, aún hay lodo, perdimos nuestros bienes. Los colchones los saco al sol para que se sequen”, contó José Martínez mientras con la mano derecha señaló las afectaciones que sufrieron sus vecinos.

Las escasas familias que decidieron quedarse en esta colonia carecen de luz eléctrica; el cableado se colapsó y la red sigue en el suelo.

“Nos está llegando la ayuda, hay personal de Comisión Federal de Electricidad (CFE) para reconectar la luz, pero no lo han logrado”, dijo el señor acompañado de sus hijos.

En la colonia La Cascada las familias no tienen agua potable y aunque Teófilo se abastece de un pozo, éste se enlodó y no puede usarse para beber.

El baño con fosa séptica se fue abajo, ahora tienen que buscar otro lugar para hacer sus necesidades fisiológicas.
“No estamos incomunicados, sin embargo, perdimos mucho. Ahora tenemos que recuperarnos económicamente aunque es difícil porque yo no estoy trabajando, estoy en las actividades de mi casa”, confió.

Teófilo es albañil y su sueldo apenas le alcanza para mantener a su familia, ahora su prioridad es limpiar los escombros para que sus hijos tengan un espacio para dormir y jugar mientras regresa la calma.

La autoridad de la agencia municipal de Mazunte y del municipio de San Pedro Pochutla ya les han proporcionado víveres y gracias a este apoyo hasta hoy instalarán un comedor comunitario.

No obstante, a una semana de la llegada de la torrencial lluvia, los daños en esta colonia siguen ahí, es la huella que la tormenta tropical dejó en esta parte de la costa, algunos comentan que Beatriz parecía un huracán.

La reubicación, una promesa

Desde el paso del huracán Ernesto, la autoridad municipal se comprometió a reubicar a las familias, “pero sólo quedó en una promesa y la tragedia se repite”, dicen los vecionos en medio de la desesperación al ver todo lo que han perdido.

Por la mañana, en un noticiero local, el presidente municipal de Pochutla, Víctor Cruz Vásquez, aseguró que buscaría la forma de que las familias de la colonia La Cascada tengan otro espacio para habitar por el riesgo constante que hay en esta zona, ya que está al paso de un arroyo de Zipolite.

El edil informó que está pendiente de estas personas para llevarles apoyo y que ya hizo del conocimiento del Gobierno del Estado, la necesidad de ubicar a hombres, mujeres y niños en un lugar seguro.

“Esperamos que ahora se cumpla porque el compromiso fue desde hace varios años y seguimos igual”, dijo Teófilo, mostrando cierta incredulidad al mensaje de la autoridad.

 


 

Relacionadas: