Edil de Huamelula se casa con lagarto | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Costa

Edil de Huamelula se casa con lagarto

Una tradición ancestral que busca abundancia y unión entre pueblos 


Edil de Huamelula se casa con lagarto | El Imparcial de Oaxaca
La boda representa la hermandad entre los pueblos chontales y huaves

Se cumple una vez más la tradición milenaria en San Pedro Huamelula, el matrimonio entre el hombre y la naturaleza, mismo que representa la unión de dos pueblos de la región del Istmo de Tehuantepec; el representante político del pueblo chontal contrae nupcias con la princesa lagarto que representa a la población huave de la región.

Como representación anual, el edil de San Pedro Huamelula, Víctor Hugo Sosa García contrajo tradicionalmente nupcias con una lagarta viva, una costumbre de la comunidad chontal que a través del tiempo se ha ido transformando y que es una remembranza de la vida basada en la religión católica.

La celebración nupcial  es una de las acciones que forma parte de las tradiciones que se llevan a cabo durante más de una semana para festejar al santo patrono San Pedro; dicha actividad de la unión entre el hombre con la naturaleza es para esperar una mejor vida de esperanza y productividad para la población; así como la representación de unión entre dos poblaciones, chontal y huave.

Los hombres portan sombreros con adornos y conviven en la ceremonia que se realiza año con año para pedir abundancia en la cosecha, en la lluvia y en la pesca.

En la celebración se involucra a toda la población, quienes lucen los atuendos más vistosos de la región y que engalanan las calendas y las actividades culturales y tradicionales del pueblo chontal, San Pedro Huamelula.

Las mujeres visten trajes típicos de la región del Istmo, bordados con flores hechas a mano sobre terciopelo con ahogadores. Los hombres visten elegantemente con guayaberas y pantalón negro, portan sombreros.

 

El beso que los acerca con la naturaleza

Durante la celebración de la boda, el novio, quien es representado por la autoridad máxima del pueblo que recae en el presidente municipal, tiene que besar a la novia, una cocodrila que representa a la naturaleza y el personaje de la población vecina (la huave).

La acción del beso a la novia es el mejor momento esperado por los asistentes a la ceremonia, que aunque las fauces del animal están amarradas para evitar algún accidente, es el momento más emotivo y representativo en la población chontal.

La celebración data desde la llegada del pueblo chontal al litoral costeño, estableciéndose en colindancia con el pueblo huave.

Un conocedor de la tradición, oriundo de la región de nombre Raúl explicó que “ellos, (los chontales) están muy apegados a la naturaleza, para ellos sus dioses son el agua, el viento, al mar, el río, los nacimientos de agua son dioses y para seguir esa veneración le rinden un culto anual”, comentó.


 

Relacionadas: