Cocodrilos, el estigma de la Costa Chica de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Cocodrilos, el estigma de la Costa Chica de Oaxaca

El hábitat de los réptiles es alterado al momento en el que los habitantes entran a las lagunas y los masacran por coraje e impotencia tras un ataque


  • Cocodrilos, el estigma de la Costa Chica  de Oaxaca
  • Cocodrilos, el estigma de la Costa Chica  de Oaxaca
  • Cocodrilos, el estigma de la Costa Chica  de Oaxaca
  • Cocodrilos, el estigma de la Costa Chica  de Oaxaca

Ante los persistentes ataques de cocodrilos a pobladores en varias comunidades de la Costa, se ha vuelto ineludible plantear rutas para una adecuada interacción entre el hombre y la especie.

Que sean eficaces, las acciones deberían ocupar de forma urgente y prioritaria a autoridades, pobladores y hasta instituciones académicas, pues solo un trabajo conjunto puede evitar más pérdidas humanas, y abonaría a una mayor comprensión del comportamiento y ciclos naturales de la especie.

Tanto autoridades y asociaciones; así como especialistas coinciden en que es con talleres y capacitaciones sobre el tema para prevenir y que el humano aprenda cómo aprovechar la especie y pueda vivir explotando para su consumo el ecoturismo.

En las comunidades, hay personas que comienzan a agruparse para llevar a cabo proyectos ecoturísticos, de tal manera de aprovechar la especie; sin embargo, hace falta capacitación y orientación por parte de expertos para que puedan aterrizar proyectos en beneficio de sus comunidades y de sus propias familias.

Capacitación para evitar ataques

Asociaciones civiles ambientalistas arrancarán con la capacitación a comunidades asentadas cerca de cuerpos de agua para que el hombre aprenda a respetar y sacar provecho de la especie por medio de proyectos productivos.

Mientras tanto, en algunos lugares, después de que la especie de cocodrilo atacara al humano, debido al coraje e impotencia comienzan a atacar a los cocodrilos como en dos ocasiones en Pinotepa Nacional que se dio una matanza de cocodrilos.

Uno de los últimos ataques de cocodrilo hacia las personas conocido en la Costa oaxaqueña que se conoce fue en Playa La Blanca, ubicada en la comunidad de El Ciruelo, Pinotepa Nacional, en la que un réptil atacó a un niño de 12 años de edad y lo arrastró hacia una laguna.

Autoridades, familiares y lugareños buscaron el cuerpo del infante por varios días sin tener resultado; suponen que el niño fue devorado por las fauces del réptil.

Ataques entre cocodrilos y el hombre

Debido a lo anterior, por el encono de los pobladores y familiares; más de una veintena de cocodrilos fueron asesinados en el área, con el fin de encontrar restos del niño que fue arrastrado por uno de los réptiles, además de desquitar su furia contra el réptil.

Debido a tal aniquilación se levantó una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA); sin embargo, no se ha dado una investigación exhaustiva del caso; además de brindar capacitación por parte de dependencias federales y estatales a los habitantes que cohabitan con los réptiles.

Trabajo social en poblaciones con presencia de cocodrilos

Después de varios ataques de cocodrilos que han sucedido en la Costa, para el presidente de la Red de Humedales de la Costa, Agustín Reyes Sánchez, es necesario realizar trabajo social con las habitantes de comunidades aledañas a los cuerpos de agua, habitad de los ejemplares de cocodrilos.
El ambientalista propone en trabajar de la mano con las autoridades municipales, estatales y federales en las comunidades en donde no hay personal adecuado para manejar animales, “el paso a seguir es fortalecer con capacitación a éstas comunidades”.

“El trabajo se debe hacer con los municipios, la Profepa y de la Semarnat (Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales), apoyándonos con las universidades, a las fundaciones que dan acciones”, informó Reyes Sánchez, quien especificó que se debe trabajar con toda la Costa.

Para el ambientalista, todo el litoral mexicano es extenso y en todos los cuerpos de agua existentes desde los estados de Jalisco y Guerrero hasta Oaxaca y Chiapas hay cocodrilos; “no solamente Tonameca o Pinotepa tiene la preocupación; nosotros como cooperativas vivimos del ecoturismo teniendo esos recursos naturales y es una manera de convivencia y aprovecharlo de una manera razonal (sic), como un atractivo turístico, aparte de un programa de manejo que regula la población para que tenga asegurados y que contempla cuantos ejemplares hay”, informó Reyes Sánchez.

Equipamiento y capacitación

El presidente de la Red de Humedales manifestó que “las autoridades no han dado respuestas y cuando hay ataques de cocodrilos la gente se altera y comienza a atacar a la especie por no tener acercamiento con ellos y nosotros desafortunadamente no contamos con equipo, aunque tenemos personal adecuado, pero no equipamiento”, manifestó.

Agustín Reyes espera que en los siguientes días se logre la firma de un convenio con las diferentes autoridades y se pueda capacitar a jóvenes e involucrarlos en cada uno de los municipios que cuentan con presencia de cocodrilos.

Actividades humanas, alteración de hábitat

El experto mencionó que son las actividades humanas han alterado el hábitat de los cocodrilos, sobre todo en donde hay más potencial “son la deforestación, la pesca sin control y las actividades agrícolas y ganaderas que últimamente la Sagarpa no ha regulado”.

Se espera que las autoridades municipales se comprometan con personal capacitado y señalización, que para el ambientalista, es la parte que le corresponde, “sobre todo en ésta época de anidación y es un riesgo para la ciudadanía”, comentó.

Cabe mencionar que “a mediados de febrero y en éste mes de marzo comenzó la anidación de los cocodrilos y es cuando están más agresivos porque están cuidando su anidada y en los meses de abril y mayo es la época de crías y resulta riesgoso”, comentó.

Las diferentes cooperativas ecoturísticas que tienen relación con el manejo sustentable con cocodrilos necesitan equipamiento y se espera que las autoridades les brinden el apoyo con panga, redes, vehículos; sobre todo radios de comunicación.

También es importante la parte científica, y para Don Agustín, “es necesario se involucren las universidades, como la Universidad del Mar (UMAR) que quieran colaborar y hacer equipo de trabajo”.


 

Relacionadas: