No estamos solos: robot de la NASA encontró potencial biofirma que probaría que hubo de vida en Marte - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Ciencia

No estamos solos: robot de la NASA encontró potencial biofirma que probaría que hubo de vida en Marte

Esta muestra fue obtenida de una roca que lleva el nombre de “Wildcat Ridge” por donde pudo haber pasado un río en evaporación


No estamos solos: robot de la NASA encontró potencial biofirma que probaría que hubo de vida en Marte | El Imparcial de Oaxaca

Perseverance, el robot explorador de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), habría recolectado muestras de rocas en una zona que es considerada como una de las de mayor potencial para ubicar indicios de vida microbiana en el planeta Marte.

Desde el día 7 de julio y hasta mediados de septiembre se han podido recuperar un total de cuatro muestras de un antiguo delta fluvial en el cráter Jezero. Hasta el momento, siendo la segunda misión del rover, se han podido juntar 12 muestras con un alto interés científico en la Tierra.

Jezero, de acuerdo con las autoridades, es un cráter de 45 kilómetros (28 millas) de ancho, alberga un delta; es decir en una antigua característica en forma de abanico que “se formó hace unos 3 mil 500 millones de años en la convergencia de un río y un lago marcianos“, informaron en un comunicado.

nasa rover perseverance jezero
Jezero es un cráter de 45 kilómetros de ancho. Crédito: NASA/JPL-Caltech/University of Arizona/USGS/JHU-APL

Es decir, las rocas sedimentarias fueron probablemente formadas por partículas de diversos tamaños que llegaron hasta ahí porque todo indica que se trató de un entorno que antes era acuoso. Esto lo podrán confirmar las rocas ígneas encontradas en la primera misión, mismas que se formaron “durante una actividad volcánica en la superficie”.

De acuerdo con la científica de Pasadena, California, Ken Farley, este par de rocas “proporciona una rica comprensión de la historia geológica posterior a la formación del cráter”, pues entre otros hallazgos, destacaron también “arenisca que lleva granos y fragmentos de roca creados lejos del cráter“.

Pero la parte más intrigante fue el hallazgo de una lodolita, misma que contiene compuestos orgánicos.Esto se considera una potencial biofirma, pues contiene sustancias o estructuras que podrían ser evidencia de que alguna vez en esta zona existió vida;  aunque también indicaron que hay procesos químicos donde no necesariamente hubo vida.

rover perseverance en marte
Las pruebas podrían volver a la tierra en el 2033. Crédito: NASA/JPL-Caltech

Esta muestra fue obtenida de una roca que lleva el nombre de “Wildcat Ridge” que fue erosionada por el robot de la misión. Estas pruebas serán analizadas con el SHERLOC, o por su nombre en español, el Análisis de entornos habitables con Raman y luminiscencia para productos orgánicos y químicos.

Esta roca se habría formado hace millones de años “cuando el lodo y la arena fina se asentaron en un lago de agua salada en evaporación”, indicó la Farley para la NASA en su más reciente reporte sobre la misión.

En cuanto a la zona de Jezero, agregaron que la información indica que se depositaron sedimentos y sales en un lago, mismo que pudo haber desarrollado las condiciones para la existencia de vida.

misión rover perseverance en marte
Esta muestra fue obtenida de una roca que lleva el nombre de “Wildcat Ridge”. Crédito: NASA/JPL-Caltech

Thomas Zurbuchen, el administrador de la NASA en Washington, aseguró que todas las muestras vendrán al planeta durante su misión de retorno, y los resultados hasta el momento se consideran como científicamente excelentes, pues acertaron en todos los pronósticos.

El primer paso para que regresen esas pruebas, es que el rober deposite los tubos seleccionados cerca de la base del delta en unos dos meses.En conjunto con la ESA, Agencia Espacial Europea, la NASA enviará naves capaces de recoger las muestras, y devolverlas a la Tierra. Éstas podrían llegar en 2033, según los cálculos.