Estudian longevidad en murciélagos que podrían beneficiar a humanos | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Ciencia

Estudian longevidad en murciélagos que podrían beneficiar a humanos

Una genetista está estudiando la longevidad de los murciélagos para descubrir beneficios para los humanos


Estudian longevidad en murciélagos que podrían beneficiar a humanos | El Imparcial de Oaxaca

Emma Teeling, una genetista del University College Dublin, estudia la excepcional longevidad de los murciélagos con la esperanza de descubrir beneficios para los humanos.

Los murciélagos no solo viven más que otros animales de su tamaño, sino que también se mantienen saludables por más tiempo y pueden albergar patógenos como el ébola o los coronavirus sin enfermarse.

El secreto de los telómeros

Por lo general, en la naturaleza existe un patrón, casi una ley: los organismos pequeños viven muy rápido y mueren jóvenes como consecuencia de un metabolismo realmente rápido. Los murciélagos son únicos, son algunos de los mamíferos más pequeños, pero pueden vivir durante un tiempo extraordinariamente largo. Parece que han desarrollado mecanismos para ralentizar el proceso de envejecimiento.

La genetista analizó sus telómeros. También los humanos tenemos telómeros: en el extremo de cada uno de sus cromosomas en sus células tiene estas tapas protectoras, como el parachoques de un automóvil, y cada vez que sus células se replican, se acortan cada vez más.Pero en los murciélagos más longevos, como los murciélagos con orejas de ratón, los telómeros no se acortan con la edad. Pueden proteger su ADN:

Secuenciamos genes de murciélagos jóvenes, de mediana edad y mayores y lo que encontramos fue extraordinario: aumentan su capacidad para reparar su ADN con la edad y reparar el daño que causa la vida. La nuestra disminuye. A medida que envejecemos, tenemos artritis, sufrimos de inflamación, los murciélagos no parecen hacer esto y la pregunta es ¿cómo? Entonces descubrimos que reparan el daño a su ADN y también pueden modular su respuesta inmune, manteniéndola equilibrada entre las respuestas antivirales y antiinflamatorias. Compartimos los mismos genes que los murciélagos, con ligeros retoques y modificaciones. Imagínese que si encontramos el pequeño gen controlador que regula estos efectos, podríamos fabricar un fármaco para imitarlo en humanos.


 

Relacionadas: