Voces, Ecos y Secretos: El samovar de Ethel Krauze
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Voces, Ecos y Secretos: El samovar de Ethel Krauze

“Esta es una novela muy personal, habla de mi vida, de la de mi abuela”


Voces, Ecos y Secretos: El samovar de Ethel Krauze | El Imparcial de Oaxaca

Vivimos rodeados de objetos, algunos de tan cotidianos, son irrelevantes, mientras que otros, son casi sagrados. Ethel Krauze (Ciudad de México, 1954) lo sabe y publica Samovar (Alfaguara/2023), una novela entorno a una vieja tetera de su abuela de origen ruso, quien tuvo que huir de su país. “Esta es una novela muy personal, habla de mi vida, de la de mi abuela”, me dice la escritora vía telefónica desde su casa en Cuernavaca.

Además, me relata los encuentros que tuvo a los 27 años con su abuela de 86 años: “Todos los miércoles durante los últimos años de su vida, ella cocinaba los platillos que me gustaban y yo le iba preguntando” sin imaginarse que esos miércoles se iban a convertir en aventura, como una Scheherezade que contaba historias. Cuando la abuela murió, ella ya tenía seis cuadernos de apuntes y su instintito de escritora le decía que ahí tenía material para trabajar, pero reconoce: “lo intenté durante muchos años de una manera, de otra y nada”.

Pasaron décadas en las que retomó el proyecto de manera intermitente hasta que, en plena pandemia, después de haber escrito muchas novelas, libros de cuento, poesía y ensayo, finalmente pudo lograr esta historia y convertirla en esta novela: Samovar.

Para Ethel “a cada generación le toca vivir su drama, su naufragio y su tragedia, a nosotros nos tocó la pandemia”, gracias a ello pudo mirar con otro panorama la añeja historia que le sucumbía y fue entonces que encontró el tono narrativo y el resto fue a viento en popa.

Son momentos en los que la vida te prueba y necesitas una tabla de salvación y así como el samovar fue eso para mi abuela, para mí lo fue escribir su historia” pues para la abuela rusa que vivió en carne propia la persecución y el exilio “El samovar era su ancla, su piso y su identidad”, fue lo único que sacó de Rusia.

La autora muestra una gran preocupación porque haya historias de mujeres y porque sean ellas quienes escriban sus historias, para de alguna manera compensar los años de obligado silencio. Por ello con Samovar ha escrito una novela de corte íntimo, que explora los lazos profundos entre mujeres de diferentes generaciones.

Y como confiesa “nunca me había ocurrido” con esta novela y con la ayuda de las redes sociales, está teniendo casi de manera inmediata la respuesta de sus lectores, quienes le dan su opinión, hablan del libro y la retroalimentan. Al finalizar nuestra breve charla exclama “Me gusta porque siento que en cada lector mi abuela vuelve a vivir”.

@Urieldejesús02


 

Relacionadas: