El Patrimonio ferroviario, en el abandono: Amigos del Ferrocarril - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

El Patrimonio ferroviario, en el abandono: Amigos del Ferrocarril

A 130 años de la inauguración de la estación del ferrocarril en la ahora ciudad de Oaxaca, municipio y Museo Infantil ha organizado un programa conmemorativo


El Patrimonio ferroviario, en el abandono: Amigos del Ferrocarril | El Imparcial de Oaxaca
Fotos: Lisbeth Mejía Reyes / A 130 años de la inauguración de la estación del Ferrocarril Mexicano del Sur, han organizado un programa conmemorativo

Hace 130 años el general y ex presidente Porfirio Díaz pisó por última vez la tierra que lo vio nacer. Lo hizo para inaugurar la Estación del Ferrocarril Mexicano del Sur, en la ahora ciudad de Oaxaca. Hace casi dos décadas que el tren dejó de operar en el país, pero sus durmientes y vagones se niegan a desaparecer en Oaxaca, estado donde este patrimonio resiste a la intemperie y el abandono.

En los primeros años de la década de los 2000 el fallecido cronista de la ciudad, Rubén Vasconcelos Beltrán, y el presidente de la asociación Amigos del Ferrocarril, Miguel Ángel Ortega, impulsaron la creación del Museo del Ferrocarril, en la antigua estación localizada en el barrio del Marquesado (o Ex Marquesado).

Pero no fue sino hasta el 2003 cuando esto se concretó. Sin embargo, a la fecha Ortega señala que “los haberes del Museo del Ferrocarril están abandonados en una serie de vagones, deteriorándose porque no es el espacio adecuado”.

Esperemos que en un futuro esto se retome como para lo que fue creado porque es historia viva de nuestra tierra la que estamos perdiendo”, insta el ex trabajador de la estación, quien junto a su colega y amigo Sergio Ayala es uno de los sobrevivientes del extinto medio de transporte.

A 130 años de la inauguración de la estación del Ferrocarril Mexicano del Sur, el municipio de Oaxaca de Juárez y el Museo Infantil de Oaxaca (que actualmente ocupa la estación) han organizado un programa conmemorativo.

Conferencias con ponentes como Miguel Ángel Ortega, conciertos con la Orquesta Sinfónica de Oaxaca y el tenor Luis Adrián son parte del programa alusivo al aniversario, que se cumple el 13 de noviembre. Y que a su vez se enmarca en una serie de efemérides sobre la vida ferroviaria en el país.

 

Rubén Vasconcelos Beltrán y el presidente de la asociación Amigos del Ferrocarril, Miguel Ángel Ortega, impulsaron la creación del Museo del Ferrocarril / Ortega señala que “los haberes del Museo del Ferrocarril están abandonados en una serie de vagones

 

Pero en medio del ánimo de festejo, el presidente de Amigos del Ferrocarril cuestiona la inacción gubernamental ante el deterioro del patrimonio ferroviario.

Apenas pasé por lo que fue la fábrica de Triplay de Oaxaca, ahí había una vía del ferrocarril que entraba para surtir y sacar todo el producto terminado. Están las máquinas tirando los rieles, los durmientes, no hay la apreciación de lo que significa para la historia de Oaxaca esto”, apunta.

Miguel Ángel Ortega fue jefe de estación y ahora es presidente de la asociación Amigos del Ferrocarril. Pero considera que el olvido está acabando con el legado del ferrocarril.

Han pasado muchas cosas, actualmente el museo está reducido a una mínima expresión el museo. Este espacio es ahora en su totalidad el Museo del Niño (Museo Infantil de Oaxaca), pero el sitio contiene la historia del Oaxaca del ayer que todos añoramos”.

El ferrocarril, para Oaxaca, fue integrarse a la República, pues antes de él viajar a la ahora Ciudad de México tomaba 14 días en carreta y con miles de “peripecias y dificultades historia”. Pero con el ferrocarril el mismo recorrido se redujo a 14 horas dando paso a un impulso económico y, a decir de Ortega, se “creó la industria turística” de la que “actualmente vive la ciudad de Oaxaca”.

El museo nació como Museo del Ferrocarril y contaba con una oficina telegráfica, acervo fotográfico (como la colección Saavedra), los planos originales del tren que iba a ir de la capital a Tehuantepec (obsequiados por Emilio García Romero) y otros elementos del patrimonio ferroviario.

Sin embargo, Ortega desconoce el estado actual de tal acervo y solo advierte que estos están guardados en unos vagones de la estación, en donde el clima los está “echando a perder”.


 

Relacionadas: