Voces, ecos y secretos: Rubik, el cubo y el hombre - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Voces, ecos y secretos: Rubik, el cubo y el hombre

Ernó Rubik solo habla húngaro y un poco de inglés, sin embargo, uno de sus inventos le ha dado la vuelta al mundo y se comunica con las personas de todos los países e idiomas


Voces, ecos y secretos: Rubik, el cubo y el hombre | El Imparcial de Oaxaca

Ernó Rubik (Budapest, 1944) solo habla húngaro y un poco de inglés, sin embargo, uno de sus inventos le ha dado la vuelta al mundo y se comunica con las personas de todos los países e idiomas, aunque no sea de manera verbal. Desde que el cubo fue patentado en 1974, no ha cambiado nada en absoluto, pero él ya trae consigo “canas, arrugas y gafas para leer”; en sus palabras su creación es inmortal, él no.

Quizá por ello ha querido contarnos su historia, la de Ernó -el hombre- y no la de Rubik que todos conocemos por el cubo. Sí ese al que tantos se han enfrentado y que pocos han logrado resolver. Se estima que ha vendido alrededor de 400 millones de ejemplares a lo largo de este medio siglo y continúa vigente, es el único juguete de destreza mental que diario se enfrenta a un nuevo oponente.

“Toda nuestra vida consiste en resolver puzles” afirma Ernó Rubik quien ha preparado en 198 páginas sus memorias, impregnadas con una gran ironía y creatividad, pues van narradas a dos voces, la del cubo y la de la mente del inventor, digo mente porque Ernó -el hombre- afirma y enfatiza en todo el libro que odia escribir; a pesar de ello lo hizo, con el instinto de perfección que confiesa caracterizarlo.

Así es posible saber que desde pequeño se interesó por la interacción geometría, hombre y espacio; que su padre estaba obsesionado con la aeronáutica y su madre con los libros y la escritura. Él estudió arquitectura, escultura y otra gran lista de disciplinas, no obstante, le importa más la lista de quien no es, pues asegura “es mucho más larga”.

Sabemos que, aunque no deseaba dividir el libro en capítulos, ni ponerle un final, volvió a ceder y lo dividió en 6 capítulos y una surrealista entrevista en la que responde de una vez por todas, esas preguntas que por años llevan haciéndole como en grabadora los periodistas: ¿Por qué inventó el cubo?, ¿cuánto tiempo le llevó? y ¿cuáles son los trucos?

“No hace falta que diga que el cubo ha despertado más interés del que yo nunca podría haber imaginado” dice el autor en las primeras páginas, más adelante complementa “es un hecho curioso que, durante tantas décadas, en un tiempo de una revolución tecnológica sin precedentes, haya sobrevivido la fascinación por un objeto tan simple”. Ese es el Cubo Rubik, un objeto simple y complejo, con movimiento y estabilidad, con tantos secretos y a la vista de todos. Lo bueno es que ahora podemos leer estas ideas que trastabillan en la mente de su creador, en Rubik: la increíble historia del cubo que cambió nuestra manera de aprender y jugar (BlackieBooks/2022).

@Urieldejesús02


 

Relacionadas: