Ruth Ramos y sus “Latidos” | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Ruth Ramos y sus “Latidos”

Con esta actividad sana sus emociones a través de un pincel con el lienzo, donde el color es una diversidad inaudita


Ruth Ramos y sus “Latidos” | El Imparcial de Oaxaca
He aquí su belleza estética representada en varios símbolos donde da el estímulo a lo verdaderamente imaginable

Ruth Alicia Ramos Soto nace en la hermosa ciudad de Oaxaca, donde más tarde estudia sus primeras letras hasta llegar al Instituto Tecnológico de Oaxaca; en dicha institución se gradúa como licenciada en Administración de Empresas Turísticas, ejerciendo en áreas públicas y privadas.

Desde muy joven le atraían el dibujo y la pintura. En sus ratos libres realizaba en su cuaderno lo que ella creía conveniente plasmar; así continuo hasta llegar a contraer nupcias, y ya como esposa y madre, se empeñaba por manifestar sus ideas, fue entonces cuando se preocupó por ir a tomar clases a la Casa de la Cultura Oaxaqueña (CCO) con el maestro Conrado Álvarez, a quien mostró parte de su trabajo autodidacta.

Conrado Álvarez se interesó porque Ruth Ramos llenara las expectativas en su objetivo de llegar más lejos, como así lo fue haciendo. Al dejar el lápiz y el carboncillo, se cambia al lado del maestro Fortino Lázaro, con quien recibe clases de dibujo con modelo, pintura y otras técnicas con el excelente maestro Josué Vásquez.

Su inquietud por saber más la llevan al grabado con la maestra Gisela Sánchez. Pero su búsqueda no termina aquí, porque como una niña inquieta quiere saber más, entonces toma diversos cursos, en forma local y nacional. Vinieron los problemas familiares donde hubo una pausa, haciendo razonar a la artista hacia el empuje de su mayor anhelo: llegar a ser una buena pintora plástica, con esta actividad sana sus emociones a través de un pincel con el lienzo, donde el color es una diversidad inaudita que desnuda la nitidez de la artista, quien con los años se consagra exponiendo en varias colectivas, hasta reunir un buen número de sus obras para llegar a “Latidos”, que realiza en CasÁntica Hotel, colonial con bellos espacios para exponer las obras pictóricas de cualquier artista, pues ya es una institución que difunde la cultura a través de los empresarios Maru Pombo y Sergio Bello Guerra. Es un lugar tan acogedor que se vuelve un privilegio el alojarse en el mero corazón oaxaqueño.

 

Busca la perfección en las líneas del cuerpo humano / Ruth Ramos se ha despojado del clasismo / Su exposición “Latidos” se lleva a cabo en CasÁntica Hotel

 

Creatividad

Ruth Ramos se ha despojado del clasismo, del tradicionalismo para poder emprender el vuelo de una mariposa con colores vivos, darle al espectador una nueva manifestación de su imaginativa creación. Busca la perfección en las líneas del cuerpo humano, la sonrisa espontánea de una niña jugando con el color azul en combinación con otras técnicas que ahora presentan a una Ruth Ramos distinta a la que yo conocí hace algunos ayeres.

Está realizando un arduo trabajo, y no está tranquila sino que busca los objetos quizá inservibles para muchos, pero para ella de suma importancia como las botellas viejas, las vasijas que encuentra para dar un mensaje de lo que solo ella es capaz. Acepta las invitaciones colectivas donde expone a un rostro de la belleza prodigiosa de una Frida Kahlo, la de un paisaje donde el árbol recobra la vida a través de su entendimiento del color de la tierra. He aquí su belleza estética representada en varios símbolos donde da el estímulo a lo verdaderamente imaginable.

 

Crítica

No quiero ser aduladora porque la conozco, sino que sé reconocer los avances actuales que con el tiempo del descubrimiento de nuevas técnicas ha sabido adquirir e interpretar. Resaltan, ahora, sus conocimientos científicos en la evolución de color, no el colorido sino el que lleva en su propio temperamento creativo.

Sabe perfectamente las líneas difíciles del ser humano, porque ha estudiado los rasgos con gran interés, llevándolos al lienzo con todo el amor a su profesión. Y recuerdo —allá en sus inicios— cuando le escribí algunas líneas, sugiriéndole la búsqueda de sí misma; ahora creo que ya la encontró, yendo por buen camino, quizá, en poco tiempo cruzando fronteras como una artista plástica oaxaqueña.


 

Relacionadas: