Encuentra Karina Domínguez sus orígenes en el polvo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Encuentra Karina Domínguez sus orígenes en el polvo

La obra nace de una investigación de la artista para encontrarse con sus orígenes mixes buscando de la tumba de su abuela


Encuentra Karina Domínguez sus orígenes en el polvo | El Imparcial de Oaxaca
Fotos: Rubén Morales / Karina García halló sus orígenes al encontrar en la tumba de su abuela el polvo

Karina García Domínguez sabe que el polvo que somos tiene vida y cultura. Es un componente colorido y dinámico, que se desprende constantemente de nuestro cuerpo para nutrir la tierra que nos nutre. En su jardín, en su taller, en sus mitos y en sus sueños, el polvo no es inerte y lo que parece abandono es, en realidad, entrega.

Tiene presente que cuando todo objeto que resguarda nuestra historia se desintegre, en el polvo vivirá nuestra memoria, y con la sensibilidad de su plástica explora una comunicación que trasciende el tiempo al hacer de la tierra inspiración, materia prima, origen y destino.

No es un propósito descabellado si consideramos que el polvo que da “sustancia a la vida en nuestro planeta es consecuencia de la muerte de las estrellas. A través del trazo que busca inyectar voluntad en la materia sobre la que trabaja, Karina constantemente abre ventanas hacia ese momento perpetuo, delicado, trágico y maravilloso, del devenir vivo.

 

Destacó la artista que en la búsqueda de sus orígenes hubo un choque espiritual / En las obras trabaja con la tierra de Etla, la tierra mixe y el barro Donají

 

El polvo que habita la cerámica de Karina García Domínguez y pigmenta sus lienzos es, sin duda alguna, aquel que ha dado cuerpo a su pasado, aquel que entierra su presente y en el que se eleva etérea la esperanza de su futuro; es el polvo que somos y en el que estamos, para el cual yacer en tierra no es inercia sino actividad de arraigo. Para su trabajo, el cuerpo es un momento del polvo y sus gestos bien pueden no ser de aquel sino de éste.

En la imaginación y las obras de Karina García Domínguez, la mancha y el trazo no son resultado de un proceso creativo convulso sino descargas pictóricas que establecen el punto de partida de un viaje intimo hacia la historia del polvo que somos, un derrotero que puede inspirar pasiones políticas o nacionalistas, pero que llevado hasta las últimas consecuencias acaba por hermanarnos con el todo.


 

Relacionadas: