Localizan figura del dios Pakal en Pelenque
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Localizan figura del dios Pakal en Pelenque

La escultura, primera en su tipo encontrada en la zona, es parte fundamental de una ofrenda colocada sobre un estanque, emulando el ingreso de la deidad al inframundo


Localizan figura del dios Pakal en Pelenque | El Imparcial de Oaxaca

Una representación del joven dios del maíz maya Pakal fue hallada hace unos meses por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) durante los trabajos de conservación en un pasillo de El Palacio, en Palenque, en el Estado de Chiapas, al sur de México.

Tiene más 1,300 años de antigüedad y es el primer hallazgo de una cabeza de estuco en la zona arqueológica. La escultura es parte fundamental de una ofrenda colocada sobre un estanque, emulando el ingreso de la deidad al inframundo.

“El descubrimiento del depósito nos permite empezar a conocer cómo los antiguos mayas de Palenque revivían, de manera constante, el pasaje mítico sobre el nacimiento, la muerte y la resurrección de la deidad del maíz”, explica el investigador del Centro INAH Chiapas, Arnoldo González Cruz.

La cabeza del dios del maíz que mide 45 centímetros de largo; 16 centímetros de ancho y 22 centímetros de alto es idéntica a las mazorcas y sus largos cabellos se equiparan con los del elote; se trata un hombre joven con una acentuada deformación craneal y sin ningún rasgo animal.

“La escultura, que debió ser modelada alrededor de un soporte de piedra caliza, tiene características gráciles: el mentón es afilado, pronunciado y partido; los labios son finos y se proyectan hacia afuera; el inferior, ligeramente hacia abajo, y muestran los incisivos superiores. Los pómulos son finos y redondeados; y los ojos, alargados y delgados. De la frente amplia, larga, aplanada y de forma rectangular, nace una nariz ancha y pronunciada”, detallan los arqueólogos Carlos Varela Scherrer y Wenceslao Urbina Cruz, quienes asistieron como jefes de campo.

Por el tipo cerámico del plato trípode que acompañaba la cabeza del joven dios del maíz tonsurado –calificativo que alude al cabello recortado del numen, el cual recuerda al maíz maduro–, la pieza arqueológica ha sido fechada hacia el periodo Clásico Tardío (años 700-850).

La deidad fue descubierta dentro de un receptáculo semicuadrado formado por tres paredes y bajo una capa de tierra suelta emergieron la nariz y la boca semiabierta de la divinidad, además, guardaba una orientación este-oeste, símbolo del nacimiento de la planta del maíz con los primeros rayos del sol.

De acuerdo con los investigadores, el estanque funcionaba para los mayas como un espejo de agua para ver reflejado el cosmos. Es probable que estos rituales, de carácter nocturno, partieran en la gobernanza de K’inich Janaab’ Pakal I (615-683), y continuaran durante las de K’an Bahlam II (684-702), K’an Joy Chitam II (702-711) y Ahkal Mo’ Nahb’ III (721-736).

“La pieza está bastante fragmentada. Se encontró en un contexto de humedad, por lo que se tuvo que dejar secar paulatinamente, para que la pieza no se deteriore con un cambio de ambiente tan drástico, pues estaba anegada de agua. Ahora, ya está en un estado mucho más seco, para poder iniciar su restauración.”, explica el restaurador Jorge Alejandro Coraza, quien se refiere a los fragmentos de un plato trípode sobre el que se dispuso la escultura.


aa

 

Relacionadas:

--------------------------------------
---------------------------------------